Bohemian Rhapsody, la historia detrás de la obra maestra

A estas alturas del partido seguramente ya has escuchado hablar de Bohemian Rhapsody, cinta que 20th Century Fox ha lanzado con el fin de contarnos a detalle algunos de los acontecimientos que convirtieron a la banda británica, Queen en una de las más grandes agrupaciones de la historia de la música. El largometraje, al tratarse de Freddie Mercury -uno de los artistas más controversiales de todos los tiempos – ha sufrido de un montón de tropiezos en el camino, sin embargo en estos momentos ya está disponible en casi todas las salas de cine del mundo y aquí te decimos qué nos pareció.

Es importante aclarar que, al momento de redactar este texto, ya he visto la cinta en un par de ocasiones y logrado captar aún más detalles de los que podrían vislumbrarse en primera instancia. También he de decir que a pesar de que soy una persona que toda la vida ha disfrutado de los emblemáticos himnos que Queen lanzara, jamás había hecho el intento por sumergirme de lleno en el trasfondo de sus letras, composiciones y acordes, por lo que escuchar historias contadas a través de sorprendentes escenas con características audiovisuales tan bien cuidadas es posiblemente una de las mejores del año, al menos para mí.

Vayamos al grano, Bohemian Rhapsody es una película biográfica que como el subtítulo elegido para México indica, se enfoca en la vida de Freddie Mercury, excéntrico compositor, intérprete y reconocido líder de la banda que nos diera canciones que hasta tu abuelita reconoce, como We Are The Champions, I Want To Break Free, Show Must Go On, Love of my Life y su ópera maestra, que también sirve como antesala para dar nombre al proyecto, además de muchísimas otras que -por cierto – aparecen en ciertos momentos aleatorios de la trama para ponernos a cantar como locos sin importar que el de a lado esté enfocado en terminarse sus nachos.

La historia del filme inicia en el año de 1985, con un Freddie (interpretado por Rami Malek) listo para enfrentarse al mayor reto de su historia: conquistar una audiencia de miles de millones de personas que impacientemente aguardan por ver nuevamente a su cuarteto favorito, y tanto de manera presencial como a través de la televisión, interpretar con ellos al unísono sus mejores rolas. Claro que no sin antes llevarnos unos años hacia el pasado de los cuatro protagonistas principales y así darnos breves vistazos hacia la formación de la banda en una taberna, la manera en cada uno fue encontrando su estilo para así poder seguir aportando su granito de arena y hasta el – desconocido para mí – amor de la vida del mismísimo señor Mercury.

Si bien el director Bryan Singer optó por tocar “por encimita” las problemáticas y no adentrarse demasiado en las entrañas del conflicto, para nada lo vemos de manera negativa, a diferencia de nuestros colegas internacionales, quienes fuertemente le tiraron piedras a este apartado mencionando que es un largometraje poco profundo e incompleto, sin embargo de nuestro lado estamos firmemente convencidos de que esta fue la mejor decisión para mantener al borde de la emoción a todo tipo de público que decida entrar e involucrarse de lleno con Bohemian Rhapsody. Seas un completo neófito o el mayor experto en el pasado de Queen, habrán detalles que te encantarán e inclusive soltarás una que otra lagrimita como yo lo hice en un par de ocasiones.

Las actuaciones son impecables, y empezando por Rami Malek, todos y cada uno de los actores que aquí aparecen llevan a cabo su papel de manera impresionante para así lograr hacernos sentir entre una verdadera familia, con sus virtudes, defectos, conflictos y reconciliaciones. El entendimiento y dominio de cada uno de los involucrados en producción y dirección, convierten a Bohemian Rhapsody en una de las películas más emotivas del año y parte del éxito que está teniendo a nivel mundial se debe claramente a la labor de casting que aplaudimos de pie.

Por otro lado, las locaciones que vemos, los vestuarios, maquillaje y esmero con el que se reprodujo el ambiente de aquellos años nos dejó con la mandíbula en el suelo y si conoces los hechos seguramente notarás que la labor de recreación ha sido casi artesanal, poniendo atención a la mayoría de detalles e inclusive logrando colocar utilería en el lugar exacto y preciso, además de ciertas acciones que pasan cuando deben pasar. Si tienen oportunidad, pongan mucha atención a la escena del final para que después lleguen a buscar en YouTube la realidad y que así terminen de convencerse del cariño y empeño que se puso en todos los departamentos participantes en su realización.

En conclusión, Bohemian Rhapsody es un poema a la vida y música de Freddie Mercury, y la banda de leyenda que todos conocemos y que seguramente muchos empezarán a conocer. La excelente dirección, trabajo de recreación, actuaciones, música y producción la convierten un largometraje emotivo como pocos; eso sí, los fanáticos más clavados podrían echar de menos un poco más de profundización a los hechos contados aquí. Una cinta que debes ver en el cine sí o sí -y si es IMAX mucho mejor -.

En conclusión:
Bohemian Rhapsody es un poema a la vida y música de Freddie Mercury, y la banda de leyenda que todos conocemos y que seguramente muchos empezarán a conocer. La excelente dirección, trabajo de recreación, actuaciones, música y producción la convierten un largometraje emotivo como pocos; eso sí, los fanáticos más clavados podrían echar de menos un poco más de profundización a los hechos contados aquí. Una cinta que debes ver en el cine sí o sí -y si es IMAX mucho mejor -.
More from Victor Sanchez Juarez

Por los caminos del Rock… en México

A través de los años la música ha sido el medio perfecto...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *