Descarándome


Una serie de aplausos y gritos. Una percusión comienza a vibrar. El escenario se ilumina de color azul hasta hacer perceptible la silueta de David Gahan, quién encuentra al instante el ritmo de la melodía y deja fluir movimientos sensuales en su cuerpo.

No sé si es el baile de Gahan o la melodía en sí, pero en mi interior se liberan muchas emociones que no sé explicar. Mi cuerpo abraza aquel sonido y comienza a moverse al ritmo de la canción.

You had something to hide…” (Tenías algo que esconder…) Sonrío al escuchar la primera frase, y retumba en mi mente la idea de todas las veces que he ocultado algún secreto, algún encuentro, algo. Me parece perverso y  la melodía sigue hipnotizando mi cuerpo y mi mente.

Todos hemos mentido en algún momento de nuestras vidas, por mucho que las odiemos, o bien, que no moleste ser víctimas de alguna de éstas. Pero detengámonos un momento a pensar en cuantas de esas pequeñas bastardas, nos ha traído grandes momentos de diversión, felicidad, de satisfacción o de placer.

Esto no es una clase de moral. No diré si está bien o mal evitar la verdad. Me remito a los momentos (benditos momentos) con los que me he llegado a excusar con alguna mentira.

Por muy descarado que sea, pensemos en cuantas veces lo hemos hecho y dejemos a nuestros cuerpos vibrar bajo el lecho de Policy of Truth.

Esta canción, compuesta por Martin Gore, es considerada dentro de los mejores éxitos de Depeche Mode. No es para menos, pues es un tema que fue grabado en el álbum Violator (1990) mismo en el que se incluyeron los épicos sencillos: Personal Jesus (1989) y Enjoy the Silence (1990).

Sin embargo la versión que aprecio más de Política de la Verdad, es una versión en vivo del Devotional Tour grabado en el maravilloso año de 1993, en donde podemos observar a Gahan con un look bastante parecido al de Bunbury (pantalones acampanados, cabello largo y movimientos muy peculiares).

Mientras David danza por el escenario con ese collar peculiar, despojándose de la ropa que le estorba, sobre él lucen tres figuras: Martin Gore, Andrew Fletcher y Alan Wilder, las tres almas que hacen posible el resto de la hipnosis temporal.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=2oQ-0KjPnEc]

 

“Nunca más” es lo que me juraste la vez anterior.

 

Quién miente, sabe que esto nunca ocurrirá…


Karla G.  ||  #BeatsfromtheHell

More from Alberto López

LEGO para arquitectos

La magia de LEGO ha permitido que durante décadas este juego de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *