Sign in / Join

Reseña | Historias de miedo para contar en la oscuridad, y la mano de Guillermo del Toro

Una de las películas más esperadas del año, sin lugar a ninguna duda, es la llamada «Historias de miedo para contar en la oscuridad», que en nuestro país particularmente ha generado mucho revuelo al contar con la mano de Guillermo del Toro, quien se encarga de producir el largometraje, y también de su historia que dirige André Øvredal. Desde los prometedores avances en video, pósters y hasta la más reciente invitación a que acudamos al primer cine tematizado del país, había causado una gran expectativa que temíamos terminara por decepcionar, sin embargo hemos de decir que no fue así, para nada.

Pues bien, la trama de «Historias de miedo para contar en la oscuridad» es uno de sus puntos más fuertes, y aunque no podríamos decir que se trata de un guion innovador, sí que resulta fresco ante un mercado saturado de la ya conocida fórmula «El Conjuro», basada principalmente en sustos repentinos que inclusive podemos llegar a calcular sin ningún tipo de problema, convirtiéndose en un cliché sin remedio. Para esta ocasión, Guillermo del Toro y su equipo han decidido apostar por una especie de género de horror clásico, asemejándose a actuales producciones como Stranger Things y Verano del 84; el director André Øvredal, siguiendo el ejemplo de las ya mencionadas, enfatiza de lleno en la relación, complicidad y compañerismo de nuestros jóvenes protagonistas, quienes además destacan por luz propia al otorgar al espectador una actuación sorprendente y carismática.

Como ya habíamos visto en los tráilers, la historia del largometraje comienza en un día de Halloween que pareciera como cualquier otro, involucrando a cuatro amigos: Stella Nicholis, Ramón Morales, Auggie Hildebrand y Chuck Steinberg, habitantes de un pequeño pueblo ubicado en Irlanda, del año 1968. Todos y cada uno de ellos tienen elementos narrativos distintos que los fortalecen de manera individual, dotando al filme con una sensación entrañable que seguramente te hará encariñarte con ellos rápidamente. Por otro lado, la manera en que fueron adaptados los cuentos que ya conocemos es bastante acertada y agradecemos se hayan mantenido su esencia, títulos y simplemente cambiando los nombres por los de la película. Si conoces esta serie literaria, seguramente estarás satisfecho con las referencias que se mencionan, así como de ver en acción aquellas «aventuras» que nos cuenta Sarah Bellows.

Para fortuna de los fanáticos del cine de terror, hemos de decir que «Historias de miedo para contar en la oscuridad», cumple con creces su cometido de mantenerte al filo del asiento, y aunque los momentos de mayor miedo son un poco más anticipados y prolongados, la cinta maneja excelentemente los tiempos para que en el fondo no sepas qué es lo que va a pasar o de dónde vendrán las amenazas. Curiosamente, yo que estoy acostumbrado a este tipo de películas, en esta ocasión me ha costado deducir aquellos jump scares que están perfectamente equilibrados con la narrativa, comedia y hasta ligera cursilería que podemos ver. La única recomendación que tengo en este apartado es que la vean en una sala de cine común y corriente; a nosotros en la proyección de prensa nos invitaron a disfrutar de ella en 4DX, sin embargo las acciones, inclinaciones, flash de las luces y todo este tipo de distracción ya conocidas, arruinan los mejores momentos, al anticiparse y prevenirte de que te llegues a espantar de verdad.

Donde más se nota la mano de Guillermo del Toro es en el desarrollo de personajes y sus diseños; todas las criaturas extraídas de las historias de miedo que se nos cuentan y materializan en la vida real, cuentan con elementos visuales grotescos que son bien resaltados en tomas con acercamientos propios, que además contribuyen con el suspenso del espectador. «El padre de los monstruos», que en este momento se encuentra exhibiendo una muy interesante puesta artística de todos sus trabajos, nuevamente recalca su gusto por las creaciones desafiantes, extrañas y espeluznantes, recurriendo a recursos conocidos, como insectos, piel acartonada, heridas, cicatrices y voces que te harán sentir escalofríos.

La fotografía de «Historias de miedo para contar en la oscuridad» tiene toques retro y mucha escenografía que parece sacada directamente de los mejores clásicos de terror. Casas embrujadas, pueblos desolados, hospitales solitarios, bibliotecas oscuras y hasta baños con elementos aterradores, todos ellos puestos de manera sublime para así encajar con lo que se nos va contando y el desarrollo propio de su trama. Por otro lado, los encuadres cercanos hacen muy bien su trabajo, al mostrarnos la faceta más frágil de cada uno de los actores, quienes demuestran estar en verdadero peligro e incertidumbre. En cuestión de vestuarios, maquillaje y locaciones, considero que pudieron mejorar ciertos detalles que en ocasiones no son tan realistas, pero también hay que tomar en cuenta que el presupuesto pudo no haber sido suficiente.

Claro está que el largometraje no es perfecto y los «homenajes» o clichés que contiene podrían llegar a hacerte sentir demasiado familiarizado; de igual manera, nos hubiera encantado que en vez de mostrarnos directamente a los monstruos, se le diera énfasis al temor a lo desconocido, ya que últimamente se ha dejado de lado. La última ocasión que recuerdo haber sentido eso, fue en la primera hora de la cinta «Insidious», aunque claramente nunca fue la intención para André Øvredal. También notamos algunas inconsistencias temporales, donde en ocasiones pareciera que el tiempo que se queda detenido y posteriormente te das cuenta que únicamente transcurrieron segundos.

Reseña | Historias de miedo para contar en la oscuridad, y la mano de Guillermo del Toro
En conclusión:
"Historias de miedo para contar en la oscuridad" es una película de terror que refresca el género con una historia que, a pesar de simple y llena de clichés, también nos da un soplo de frescura a la ya choteada fórmula de "El Conjuro". La mente retorcida de Guillermo del Toro y su fascinación por los monstruos es más que notoria, ofreciendo al espectador una de las películas más entretenidas, entrañables, llenas de suspenso que seguramente te dejará con ganas de ver una secuela y hasta una posible precuela.

Leave a reply