IT (ESO), el regreso del payaso bailarín

IT (ESO): El regreso del payaso bailarín
En conclusión:
IT (ESO) es un reboot digno de Pennywise y la gran popularidad que el payaso bailarín tiene entre la sociedad, que desde 1986 ha sufrido de muchas pesadillas por su causa. La impecable interpretación de Bill Skarsgård, así como el club de Los Perdedores, y la dirección a cargo de Andy Muschietti, nos dejan una de las mejores películas de terror de este año y una convincente adaptación del libro, cortesía de Stephen King. El planteamiento de la obra también agradará a los fanáticos de la saga, quienes notarán detalles sutiles sacados directamente de las proyecciones que sus mentes elaboraron con la lectura de aquellas líneas. Un largometraje que debes ver, seas o no fanático del género.

Las adaptaciones cinematográficas basadas en libros de Stephen King han venido creciendo en popularidad desde hace ya algunos años, y aunque en la actual industria ya tenemos un gran número de ellas, pocas han recibido tan buena aceptación como la serie de los 90’s en la que Tim Curry daba vida al payaso con el que actualmente muchos siguen teniendo pesadillas. A mediados del 2015 se empezó a rumorear una nueva adaptación, en la que originalmente estaba planeado ver al actor Will Poulter, y que a final de cuentas, dejó su lugar a Bill Skarsgård. ¿Será esta nueva versión del payaso bailarín digna de ver? ¿Habrá sobrevivido a las expectativas de los fanáticos? ¡Entérate en nuestra review!

Como todos sabemos, IT (ESO) nos cuenta la historia de “Los Perdedores”, una banda de niños integrada por Bill Denbrough, Ben Hanscom, Beverly Marsh, Richie Tozier, Eddie Kaspbrak, Mike Hanlon y Stan Uris; todos ellos consiguiendo unirse en un sólo bando al sufrir por un par de factores en común, como lo es el bullying por parte de Henry Bowers, y claro, las constantes pesadillas a las que se han venido enfrentando culpa de un temible ser al que posteriormente llamarán “Eso”. La película, acertadamente, nos introduce de manera particular al mundo de cada uno de ellos, ofreciendo al espectador una visión particular de los horrores que acechan sus mentes para después dar paso a Pennywise, el payaso bailarín.

De buena manera, la película toma detalles del libro que solamente los fanáticos notarán, como la descripción de escenarios, letreros puestos en las esquinas y hasta los textos inscritos en las bicicletas de los protagonistas. Mucho de esto, sirviendo como verdadera proyección sobre las pesadillas que llegamos a formarnos mientras leíamos cada palabra expresada por King. Por otro lado, las personalidades de cada uno de los niños están muy bien retratadas, y el trabajo del director Andy Muschietti destaca con creces por el conocimiento de la obra que denota en cada una de sus tomas. A pesar de que, ciertos detalles importantes fueron dejados de lado, consideramos que esta producción a su cargo cubre casi en su totalidad aquellas escenas sublimes que les han hecho adorar tanto a IT. El brillante pulido en post-producción, así como la recreación del condado de Derry, Mein en los Estados Unidos durante 1989, favorecen completamente al desarrollo e inmersión que como público gozarás en las casi dos horas de duración en este largometraje.

Las actuaciones del casting elegido son simplemente sobresalientes, y empezando con los pequeños que integran al Club de Perdedores, entre los que vemos a Jaeden Lieberher, Jeremy Ray Taylor, Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer y Wyatt Oleff, encontramos satisfactorias interpretaciones actorales que expresan madurez, seguridad y a su vez la inocencia característica de las edades que tienen. Como mencionamos más arriba, la buena dirección y entendimiento del guión propician momentos frescos, así como interacciones adecuadas, sonrisas entre bromas realizadas y temores cuando debemos temer. Todo este conjunto consigue una relación amistosa creíble en la que sin duda les gustaría participar o como la que nosotros mismos vivimos en la infancia. El único pero que quizá podríamos tener al respecto, es la cursilería que a veces se tiene y que no logramos comprender del todo.

Como punto aparte, Bill Skarsgård es la joya de la corona, y su interpretación de Pennywise nos dejo satisfechos como pocas. El lastre que este actor había venido cargando, y las constantes críticas recibidas tras ver su primera imagen o el tráiler promocional fueron alejadas por la manera particular en que el joven sueco ha sabido traer a la vida al payaso bailarín. Si bien, consideramos que en algunos aspectos la imagen de Tim Curry seguirá presente en sus mentes, tampoco dudamos en que Skarsgård ha sabido brillar con luz propia, para así propiciar una serie de nuevas pesadillas entre la sociedad actual, sean o no fanáticos del terror. El factor nostalgia, por otro lado, se esfuma a los pocos minutos de haber iniciado con la cinta, y es que esos detalles sutiles que hacen tan aterrador al antagonista principal siguen ahí presentes; en algunos casos, corregidos y mejorados sin lugar dudas. La pasión que Bill le puso a este papel es impresionante y no podemos esperar más para observar su evolución hacia pesadillas adultas más avanzadas en la ya confirmada secuela.

En la labor de dirección y producción, Andy Muschietti  hace alarde del trabajo por el que le conocemos como la bien aceptada cinta Mamá, de la que toma particulares elementos con el objetivo de mantenernos al filo del asiento, entre sustos inesperados y reflejos grotescos de los temores de los que Pennywise se alimenta. El constante juego entre la oscuridad de los escenarios, el pintoresco acabado de Derry, la iluminación y sombras aderezan perfectamente la que, hasta el momento, podríamos considerar su obra maestra. El desarrollo que Muschietti ofrece, ayuda a que nos preguntemos continuamente que le depara a “Los Perdedores” y su manera de tratar temas tan delicados, como la pederastia, racismo y discriminación a la mujer, hacen bastante entendible que el propio Stephen King haya mencionado que IT (ESO) es una de las mejores películas, basadas en sus libros, que él podido ver.

En cuestiones un poco más técnicas, los escenarios y paleta de colores le dan a IT (ESO) una estética bastante especial, que en conjunto con el trabajo de caracterización, tanto de Pennywise, como de los pequeños actores y sus vestuarios ad-hoc a la época, funcionan como un buen complemento para todos los elementos que les hemos venido mencionando en esta reseña. Por otro lado, la música compuesta por Benjamin Wallfisch, funciona de manera orgánica, uniendo los momentos de más tensión con la los relajados y tranquilos, en los que sí se involucran las melodías frescas que escuchamos.

En conclusión, IT (ESO) es un reboot digno de Pennywise y la gran popularidad que el payaso bailarín tiene entre la sociedad, que desde 1986 ha sufrido de muchas pesadillas por su causa. La impecable interpretación de Bill Skarsgård, así como el club de Los Perdedores, y la dirección a cargo de Andy Muschietti nos dejan una de las mejores películas de terror de este año y una convincente adaptación del libro, cortesía de Stephen King. El planteamiento de la obra también agradará a los fanáticos de la saga, quienes notarán detalles sutiles sacados directamente de las proyecciones que sus mentes elaboraron con la lectura de aquellas líneas. Un largometraje que debes ver, seas o no fanático del género ya que podemos apostar a que se convertirá en un estandarte para las generaciones actuales.

More from Victor Sanchez Juarez

El Nigromante ha vuelto en Diablo III

Los guerreros caídos de Santuario han esperado mucho tiempo por este momento:...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *