“Misión Imposible: Nación Secreta”, debería llamarse “Misión Tomcrusible”

Hace prácticamente dos décadas que se estrenó la primera película de “Misión Imposible”. Y a pesar de que en aquel lejano 1996, el currículum de Tom Cruise ya contaba con una decena de magníficas cintas y una nominación al Óscar como mejor actor, el atractivo de la cinta consistía en una mezcla de nostalgia por la serie homónima de televisión y el renombre del Director Brian De Palma, responsable de clásicos modernos del séptimo arte como el remake de “Scarface”, “The Untouchables” y “Casualties of War”.

mission-impossible-5-rogue-nation-tom-cruise-2015-billboard-650Hoy, en cambio, la gente acude a los cines a ver la quinta entrega de “Misión Imposible” por una sola razón: Tom Cruise. El Neoyorquino es indudablemente la mayor estrella Hollywoodense que existe, y a diferencia de otros gigantes de la industria como Will Smith o Tom Hanks, el señor Cruise tiene el toque de Midas, y todo lo que lleva su nombre se convierte en oro de taquilla. “Mission Imposible: Rogue Nation” no es la excepción.

La trama de la película es prácticamente una copia de las entregas anteriores, es decir, hay un McGuffin que puede destruir al mundo, y es responsabilidad de Ethan Hunt (Cruise) y su equipo evitar que una mítica organización de asesinos y agentes rebeldes llamada “El Sindicato” le eche la mano encima. La trama, repetimos, es intrascendente, y su único propósito es actuar como vehículo para una serie de magníficas y electrizantes secuencias de acción. Christopher McQuarrie, escritor de soberbias películas como “The Usual Suspects” y “Edge of Tomorrow” fue recomendado por el mismo Cruise para ocupar la silla de Director, y realiza un espléndido trabajo, haciendo gala de su maestría para poner y mover la cámara. Tom Cruise, a su vez, aprovecha cada oportunidad que el cineasta le da para lucirse y demostrar que a sus 52 años, no existe quien pueda competir con él cuando de escenas de acción se trata. Desde la escena inicial en la que el héroe se cuelga de un avión Airbus A400M en pleno vuelo (sin efectos especiales ni dobles de riesgo), pasando por un enfrentamiento durante una función de la ópera Turandot de Puccini, y varias secuencias de persecuciones a alta velocidad, MI5 no le da descanso al espectador y lo mantiene a la orilla de la butaca.

550f43672bf4321c29316946_tom-cruise-airplane-mission-impossible-rogue-nationOtro de los aciertos de MI5 es su cuadro de actores de soporte, particularmente el señor Simon Pegg, uno de los comediantes más carismáticos e inteligentes de la industria. “Rogue Nation” es la tercera ocasión en la que Pegg encarna a Benji Dunn, pero la primera en la que en verdad le permiten explotar todas las posibilidades del personaje… y no decepciona, entregándonos una actuación memorable y convirtiéndose, de facto si no en créditos, en el co-protagonista de la cinta.

A solo unos cuantos días de su estreno y al cierre de esta reseña, Misión Imposible 5 ya ha recaudado más de 120 millones de dólares. Tom Cruise es y seguirá siendo la estrella más rentable de Hollywood, y “Mission Imposible: Rogue Nation” es otra joya en su corona de excelentes películas. Entretenida y emocionante de principio a fin, es una delicia para los fanáticos del cine de acción, palomero y sin pretensiones y por supuesto, es una delicia para los fanáticos de su protagonista.

Tags from the story
,
More from Pedro Guzmán

Es oficial: Cliff Williams también le dice adiós a AC/DC

A partir de anoche, Angus Young es el único miembro original que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *