Moto Z3 Play, renovarse o morir

Moto Z3 Play, renovarse o morir
En conclusión:
El Moto Z3 Play es un teléfono muy elegante y premium dentro de la gama media. A pesar de no contar con el hardware más top del mercado, este terminal resalta bastante bien las capacidades con las que ha sido dotado, logrando anteponerse ante muchos de sus rivales en cuestión de rendimiento, funcionalidad y efectividad, sin embargo recae también en uno de los errores de Motorola en este año, y es que su precio podría no estar a la alcance del mercado que busca conquistar. Eso sí, su cámara es buena y la pantalla SuperAMOLED, así como los Moto Mods lo ponen unos puntitos por adelante en la contienda.
8.8

Motorola ha buscado conquistar el mercado de la gama media y baja durante toda su oferta en el 2018. La compañía, de la que Lenovo es propietaria, parece haber olvidado a los más exigentes llenándonos de distintas opciones que abarcan las necesidades más básicas dentro de sus familias Moto E5, Moto G6 y el renovado Moto Z3 Play, del que hablaremos a profundidad en este análisis. Tras haber pasado más de dos semanas con el terminal estamos seguros de poder ofrecerles todos los pormenores que vivimos al utilizarlo como dispositivo principal.

Corría el año 2017 cuando Motorola presentó a su más reciente producto estrella, un terminal que a pesar de no contar con las especificaciones más top del mercado, sí que sorprendía con un diseño espectacular y la inclusión de una tecnología que aún al día de hoy sigue sin terminar de madurar: módulos. Esta tecnología que, a pesar de no resultar extremamente implementada, sí que añade cierta peculiaridad por medio de una estrategia de mercadotecnia que en Chicago han nombrado como ‘Moto Mods’. Estos pequeños accesorios que seguramente has visto con alguno de tus amigos en la calle y que tienen distintas funciones; pila adicional, proyector, impresora e inclusive una bocina para encender la fiesta donde sea que estés. La familia Moto Z siempre ha intentado promoverse por medio de esta característica y su Moto Z3 Play, a pesar de no ser la excepción, también logra despegarse de su antecesores con un par de modernizaciones agradables.

Primero que nada este terminal de Motorola adapta el diseño que se ha convertido en tendencia durante todo el año, portando en su delantera un display de 6.01″ en formato 18:9, resolución FullHD+ (1080 x 2160 pixels) y claro, un cuerpo alargado que luce bastante como cualquier Super AMOLED actual. El cuerpo del teléfono también ha sido renovado, y lo primero que notaremos son los pequeños marcos con los que cuenta; labor que hemos de reconocer, les salió bastante bien. Sabemos que la compañía se ve limitada en seguir las mismas líneas que sus predecesores para así poder reutilizar los Moto Mods que ya existen y es por eso que aplaudimos el resultado final. Sí, sabemos que no es el más impresionante del año y al tenerlo en la mano la sensación no es tan satisfactoria, sin embargo podemos considerarlo como uno de sus puntos más fuertes.

En su parte trasera el Moto Z3 Play está construido con cristal, que por cierto lo hacer ver bastante elegante y sólo nos encontraremos con su cámara dual, el ya característico logo de la compañía y claro, los pines para adaptar los accesorios que ya mencionamos. A mí en verdad se me hace uno de los teléfonos más bonitos del año, sin embargo muchos otros podrían pensar lo contrario. Lo que sí es un problema es lo resbaloso que podría llegar a ser y aunque nos duela el alma, recomiendo ampliamente comprarle una funda para no terminar con un bonito smartphone todo roto.

Lo que nos ha parecido un tanto inusual son los laterales del Moto Z3 Play, ya que a pesar de parecer similares a los del resto aquí encontramos un añadido interesante: el lector de huellas dactilares. Motorola en esta ocasión, con el objetivo de restar espacio los marcos ha montado este sensor en un lado y ajeno a cualquier otro de los botones, para ser más preciso en su costado derecho (donde debería estar el desbloqueo / apagado). Dentro de los primeros días la disposición de la botonera pudiera parecer confusa e inclusive lo es; más de una ocasión terminé desbloqueando el terminal cuando quizá solamente quería revisar la hora o una notificación aleatoria, sin entrar de lleno al sistema operativo y he de reconocer que hasta hoy sigo sin sentirme a gusto. Es gusto de cada quién, pero les advierto que les va a costar trabajo agarrar “la onda”.

De igual manera, las entrañas del Moto Z3 Play contienen algunas de las características más relevantes de la gama en la que se encuentra y de la mano del poderoso Qualcomm Snapdragon 636, GPU Adreno 509, y sus 4 o 6 GB, dependiendo de la versión que compres (Azul y negra, respectivamente). Todo lo anterior se nota con un rendimiento que en el papel es simplemente adecuado y esto se nota al utilizar aplicaciones como Photoshop, Premiere Mobile, Google Earth e inclusive distintos benchmarks. Por otro lado, en el día a día no tendrás problemas de fluidez en el intercambio entre aplicaciones como Instagram, Twitter y Facebook pero aquí también encontramos uno de sus mayores defectos, y es que el terminal se llega a calentar muchísimo, sobretodo al hacer uso de sus funciones multimedia. Los videojuegos corren de manera adecuada gracias a Android 8.0, pero los más exigentes (PUBG Mobile, Asphalt) se quedan un tanto cortos en rendimiento alternando entre los gráficos medios y bajos.

Cabe destacar que el teléfono consigue desempañar las labores más pesadas sin ningún tipo de problema, pero el constante calentamiento de su sistema lagea de pronto la interfaz y la batería, que de por sí no es la más grande (3,000 MAh) se termina súper rápido; en un día de mucho desgaste me llegó a durar 8 horas, pero esto se compensa con la turbo carga rápida que incluye. La experiencia en general es bastante positiva hasta que volteas a ver el precio con el que comenzó a ser comercializado el dispositivo y es que su costo más básico va desde los $11,499.00 MXN en su versión de 4GB de RAM, siendo que por un poco más de dinero puedes comprarte un verdadero gama alta de la competencia y aunque no vamos a mencionar los modelos específicos, considero que Motorola pudo haberle echado una manita a este apartado ya que nuevamente comentaré que se está quedando atrás.

La cámara posee un sensor dual con flash de doble tonalidad para mejor desempeño nocturno y cuenta con una resolución de 12MP + 5MP para mejores efectos de desenfoque, así como la toma de fotos a color y black / white. Aunque hemos de decir que el teléfono no es nuestro favorito, los resultados son sobresalientes la mayoría del tiempo sobre todo si te gustan los colores vibrantes, y es que el Moto Z3 Play suele saturar todo lo que capturas lo cual puede ser positivo, pero también juega en su contra en ocasiones al perder la “naturalidad” que muchos buscamos en detalles como una flor o el cielo. Les dejamos algunos ejemplos debajo.

De igual manera, el video se comporta bien, a secas ya que en ocasiones llega a desestabilizarse o simplemente resulta complicado enfocar lo que queremos resaltar.

En conclusión, el Moto Z3 Play es un teléfono muy elegante y premium dentro de la gama media. A pesar de no contar con el hardware más top del mercado, este terminal resalta bastante bien las capacidades con las que ha sido dotado, logrando anteponerse ante muchos de sus rivales en cuestión de rendimiento, funcionalidad y efectividad, sin embargo recae también en uno de los errores de Motorola en este año, y es que su precio podría no estar a la alcance del mercado que busca conquistar. Eso sí, su cámara es buena y la pantalla SuperAMOLED, así como los Moto Mods lo ponen unos puntitos por adelante en la contienda.

More from Victor Sanchez Juarez

El Carnaval Moogle Chocobo llega hoy a Final Fantasy XV

SQUARE ENIX lanzó hoy el Carnaval Moogle Chocobo para Final Fantasy XV,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *