Star Wars: Los Últimos Jedi, el final de la doctrina

Star Wars: Los Últimos Jedi, el final de la doctrina
En conclusión:
Star Wars: Los Últimos es una película asombrosa, que a pesar de no ser la mejor en la franquicia, logrará sorprender al espectador con increíbles secuencias, una historia convincente, escenas conmovedoras y graciosas que se sienten equilibradas y actuaciones a la altura de una franquicia como esta. La inclusión de los nuevos protagonistas toma más relevancia que nunca y la aparición de viejos conocidos los hará gritar en más de una ocasión. Un largometraje imprescindible que deben ver y al que solamente podríamos criticar su duración, que al menos a nuestro punto de vista, es excesiva.

Cuando The Walt Disney Company adquirió los derechos pertenecientes a LucasFilm Ltd, los fanáticos de la franquicia Star Wars enfurecidos comenzaron a poner en duda el talento de la compañía propietaria de tantas y tantas series populares entre la gente. El trato por parte del ratón Mickey había sido puesta en tela de juicio al anunciar una nueva trilogía -y un montón de spin-offs-  que finalmente vieron la luz con Star Wars: El Despertar de la Fuerza y se vio reforzado por una bien aceptada Star Wars: Rogue One. Tras dos años de éxitos cosechados y un tanto más de dudas disipadas hoy por fin tenemos la octava entrada principal de la Guerra de las Galaxias. ¿Cumplió nuestras expectativas? ¡Entérate en nuestra review!

Star Wars: Los Últimos Jedi inicia tan sólo unos momentos después de su cinta predecesora, con una Primera Órden más fuerte que nunca y el mando del Supremo Líder Snoke creciendo exponencialmente a través de la galaxia. La Resistencia, comandada por Leia Organa, quien acompañada de personajes que conocimos durante El Despertar de la Fuerza (Como Poe Dameron y Finn) buscarán poner un alto a la amenaza que suponen los “malos”. La primera escena, consciente de ello, nos ofrece un breve recuento de los últimos momentos que vivimos durante la séptima entrega para así sentirnos un tanto más en confianza con los acontecimientos que veremos en pantalla, y que hemos de decir, resultan impresionantes a manera de recibimiento.

El buen entendimiento que J.J. Abrams ha tenido con Disney y LucasFilm para con esta trilogía es excelentemente transmitido al nuevo director, Rian Johnson y esto es más evidente al espectador tras presenciar la continuidad en cada uno de los detalles, tanto a nivel visual como sonoro. Es impresionante el cuidado que todo el equipo de producción ha tenido para brindar las mejores sensaciones a los fanáticos y hacerles creer que verdaderamente estamos ante un producto que fue pareciera haber sido filmado tan sólo unos minutos después del final de Star Wars: El Despertar de la Fuerza. Por otro lado, la inclusión de nuevas criaturas y mundos no vistos con anterioridad, suponen que los involucrados han tenido grandes dotaciones de Star Wars durante estos años de preparación previos.

La historia, a pesar de verse forzada en momentos que hubiéramos deseado fuesen eliminados, trae nuevas consecuencias a la línea temporal que fue creada tras los hechos que conocíamos y seguramente destrozará toda teoría que pudiesen haber generado al ver los tráilers o secuencias promocionales que se habían venido liberando en las semanas previas al estreno de Star Wars: Los Últimos Jedi. Es aquí donde encontramos el que, posiblemente, es el mayor defecto de la cinta, y es que en el afán de convertirla en la entrega con mayor duración hay ocasiones que es imposible no sentir que han incluido demasiado “relleno” y escenas irrelevantes que bien pudieron omitirse para así convertirla en un producto mucho más uniforme y entretenido.

A pesar de que el desarollo de la trama constantemente se encuentra dando giros inesperados (por lo que recomendamos mantenerse alejados del internet), también produce algunos momentos de picada que son bien rescatados por sorpresas que nadie hubiésemos esperado. Literalmente, la sala en la que estuvimos esbozó varios gritos y expresiones de sorpresa propiciados por la aparición de viejos conocidos, lecciones que regresan y referencias que amarán presenciar. El mejor entendimiento hacia la fuerza y lo que esta conlleva en el universo es la mejor de ellas. Por otro lado, Luke Skywalker resulta ser un eslabón más importante del que pensamos, aunque quizá no es ni de cerca lo que hubiéramos pensado antes de disfrutar del largometraje.

Las grandes actuaciones de actores como Mark Hamill, Carrie Fisher, John Boyega, Adam Driver, Daisy Ridley, Oscar Isaac, Benicio del Toro y Andy Serkis se ve fortalecida por apariciones de otros no tan conocidos como Kelly Marie Tran, Gwendoline Christie, Laura Dern y Domhnall Gleeson, además de otras como Lupita Nyong’o quien aparece brevemente pero añade ciertos toques de picardía necesarios para relajar la tensión que provocan algunos enfrentamientos entre ellos y los personajes a los que dan vida, enfatizando más que nunca a Rey y Kylo Ren.

No obstante y aunque el guión de esta cinta intenta reforzar los elementos que flaqueaban en Star Wars: El Despertar de la Fuerza, no deja de crear cabos sueltos que nos dejan con más dudas de las que nos resuelven. Algunas de las decisiones que se han tomado para esta secuela realmente nos pone a pensar qué demonios están planeando y esto quizá sea otro de los puntos que molestarán a los fanáticos, quienes ya tenían visualizado un futuro que hasta en la cinta nos dejan claro, no es tan sólido y uniforme como asumimos. El rumbo del halcón milenario está por definirse y no podemos esperar a que llegue el 2019 para conocer el desenlace de todo esto, y su posterior continuación en la ya confirmada trilogía que Rian Johnson estará retomando tras finalizar con la novena parte.

El nivel visual que acompaña a Star Wars: Los Últimos Jedi en ocasiones retoma elementos clásicos de la saga, para así convertirla en una secuela que encaja de manera perfecta con las anteriores películas y añadiendo sorprendentes efectos CGI que destacan con creces. Las texturas en criaturas cósmicas, naves, explosiones, partículas en el espacio y hasta el vestuario están tan detallados que aún con toda la frenética acción, vamos a desear quedarnos a observar detenidamente. De igual manera, la música compuesta por John Williams cuenta con distintas melodías nuevas y clásicas con nuevas partituras que están muy bien añadidas en cada momento, aportando tensión, drama y hasta la esperanza necesarias para mantener la chispa de la rebelión encendida.

Star Wars: The Last Jedi..Rey (Daisy Ridley)..Photo: David James..©2017 Lucasfilm Ltd. All Rights Reserved.

En conclusión, Star Wars: Los Últimos es una película asombrosa, que a pesar de no ser la mejor en la franquicia, logrará sorprender al espectador con increíbles secuencias, una historia convincente, escenas conmovedoras y graciosas que se sienten equilibradas y actuaciones a la altura de una franquicia como esta. La inclusión de los nuevos protagonistas toma más relevancia que nunca y la aparición de viejos conocidos los hará gritar en más de una ocasión. Un largometraje imprescindible que deben ver y al que solamente podríamos criticar su duración, que al menos a nuestro punto de vista, es excesiva.

More from Victor Sanchez Juarez

Harvest Moon llegaría pronto al PS4

De acuerdo a un listado clasificatorio por parte de la ESRB, la...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *