Thor: Ragnarok, una refrescante aventura de Marvel

Thor: Ragnarok, una refrescante aventura de Marvel
En conclusión:
Thor: Ragnarok es una película que cumple, divierte y sorprende al combinar fórmulas conocidas del Marvel Cinematic Universe, pero que también añade personalidad propia al dios del trueno, quien muestra todo su poder por primera ocasión. La música, entornos, personajes y trama resultan aceptables y buenos por demás. Una cinta que seguramente verán y a la que únicamente recriminamos la mala implementación de una villana con tanto potencial, como Hela.

Thor: Ragnarok, tercera película individual del dios del trueno ha llegado a todas las salas de nuestro país tras sufrir un pequeño retraso (estaba programada para ser estrenada el 27 de octubre) causado por otra cinta de Walt Disney, que por cierto ha tenido una recepción bastante sorprendente: COCO. El largometraje dirigido por Taika Waititi busca ofrecernos una visión renovada del personaje que, al menos en sus dos entregas pasadas, no tenía una personalidad ni carácter definidos. ¿Lo habrá conseguido? ¡Checa nuestra review!

Fungiendo como secuela de Thor: Un Mundo Oscuro y siendo una de las cintas de la tercera fase del Universo Cinematográfico de Marvel en ser lanzada antes del enfrentamiento contra Thanos, el próximo año, Thor: Ragnarok nos cuenta una historia que se ubica dos años después de los hechos ocurridos en Avengers: Age of Ultron, con un dios del trueno preocupado por el Ragnarok, un evento que podría terminar con la existencia de Asgard y todos sus habitantes; esto, dado a pesadillas que ha tenido que enfrentar en los últimos días y de las que nos enteraremos desde los primeros minutos de esta secuela, con Surtur como principal enemigo en pantalla, reluciendo su poder en la pantalla grande.

La película, de manera bastante trepidante, deja en claro la nueva visión que el director y equipo de producción han querido tomar, ofreciendo una visión mucho más humorística de Thor y dejando de lado la oscuridad a medias que nos ofrecía su antecesora; claro que esto para nada es negativo, considerando lo bien que al papel de Chris Hemsworth le queda el portarse de manera tan desenfadada como ahora. A los pocos minutos de esto, la trama rápidamente resuelve algunas de las incógnitas relacionadas con Loki y Odín, pilares de la franquicia que retoman su posición en la misma al ser partícipes de eventualidades relevantes para el presente y futuro del máximo plan que Kevin Feige nos tiene y que conoceremos el próximo mes de abril, con Avengers: Infinity War.

Thor: Ragnarok nos sitúa ante una de las películas más graciosas del MCU, definiendo una personalidad propia otorgada por su director, quien ha querido rejuvenecer la identidad del protagonista nórdico al convertirlo en un personaje más interesante, carismática y relevante que en anteriores ocasiones. A pesar de ello, Waititi no descuida el poder que conlleva el ser Thor, y por medio de espectaculares escenas de combate que se combinan con melodías cortesía de Led Zeppelin denotan de manera imponente el potencial que este rubio héroe lleva en su interior y que estaba escondido hasta ahora. Sus diálogos, a pesar de parecer constantemente sarcásticos, dejan un mensaje bastante importante que seguramente entenderán al salir de la sala de cine y que ayudará a la mejor integración del personaje al ahora roto conjunto de vengadores.

Curiosamente, y a diferencia de sus antecesores, Thor: Ragnarok introduce a una serie de nuevos personajes de los que verdaderamente queremos seguir sabiendo en el futuro, como Korg, un guerrero Kronano que reside en Sacaar y quien ha decidido enrolarse como gladiador para el espectáculo del Gran Maestro, interpretado por Jeff Goldblum. La caza recompensas a la que da vida Tessa Thomprson hace alarde también de la suficiente fuerza, belleza y espectacularidad para suplir al gastado e insuficiente amorío que nuestro personaje principal tenía con Jane Foster. Por otro lado, algunos viejos conocidos, como Heimdall o el propio Loki consiguen destacar también al contar con su propia escena brillante y destellos de grandeza sorprendentes.

Quien posiblemente fue un poco desaprovechada es Hela, de la mano de Cate Blanchett quien sí que sufre al no poder demostrar plenamente su poder como diosa de los muertos. Claro que la interpretación es destacable, pero el cómo intentan hacerla encajar con la estética de la cinta simplemente nunca terminó de convencerme. La reconocida actriz constantemente cede ante las exigencias, doblegando su carácter oscuro y sensual ante un panorama mucho más alegre que hubiéramos preferido se mantuviera más fiel al anterior villano de la saga, Malekith. Por otro lado, la carencia de interacciones entre la ya mencionada y Thor se resienten demasiado al únicamente verlos verdaderamente encarados prácticamente en la escena final, que por cierto es simplemente maravillosa.

Los añadidos de otros Avengers, como Hulk y el propio Doctor Strange se agradecen, ya que proporcionan un sentido de familiaridad un tanto más real, que además nos ayuda a espectar los avances que ellos han tenido durante el tiempo que sigue avanzando y permiten una sensación de situaciones más orgánicas y comprensibles, para quienes han vivido debajo de una piedra en los últimos 5 años y no tienen idea de qué hace un hechicero combatiendo a Thanos. De igual manera, es de reconocer la labor que el director retomó de entre las cenizas para crear una nueva senda adaptable al presente de la marca que inclusive se empieza a ver materializada en el reciente cambio de logos e introducciones al inicio de cada película.

Por otro lado, las grandes composiciones creadas por Mark Mothersbaugh, en conjunto con canciones como Inmigrant Song, hacen de Thor: Ragnarok uno de los productos audiovisuales más sorprendentes de la casa de las ideas y de principio a fin les aseguramos momentos de sorpresa otorgados por el gran trabajo de post-producción, que nuevamente ha dado vida a un Asgard que seguramente querrían visitar -si fuese real-, así como de los 9 reinos restantes del universo. Las explosiones, efectos de partículas y gran diseño de los personajes CGI aderezan una ya de por sí completa obra, que nos deja satisfechos de cara a la guerra del infinito.

En conclusión, Thor: Ragnarok es una película que cumple, divierte y sorprende al combinar fórmulas conocidas del Marvel Cinematic Universe, pero que también añade personalidad propia al dios del trueno, quien muestra todo su poder por primera ocasión. La música, entornos, personajes y trama resultan aceptables y buenos por demás. Una cinta que seguramente verán y a la que únicamente recriminamos la mala implementación de una villana con tanto potencial, como Hela.

Tags from the story
, , , ,
More from Victor Sanchez Juarez

Ya disponible la primera expansión de Destiny 2

Destiny 2 – Expansion I: Curse of Osiris ya está disponible a nivel...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *