Sign in / Join

Una aventura épica con los niños de la mesa redonda en «Nacido para ser rey»

 

Prepárate para una batalla medieval en el siglo XXI… ¡Con niños!

La imaginación es de las cosas más importantes para un niño, en el que la barrera de la realidad y la ficción puedan verse como una misma y permita a este la convivencia y creatividad con demás personas de su edad, con el único fin de pasar un grato momento de diversión.

Por esta razón, en nuestra infancia nos llenábamos de historias fantásticas en fábulas, caricaturas y libros que nos hacían pensar en ser participes de aventuras maravillosas que, quizá algún día pudieran ocurrirnos y nos podrían dejar incrédulos.

Eso mismo ocurre con Alexander Williams (Louis Serkis) quien es fanático de las historias medievales como El Rey Arturo pues le ayuda a evadir la realidad que vive en el momento: problemas familiares, escolares que hacen a un niño melancólico y desanimado. A pesar de esto, Bedders (Dean Chaumoo), su mejor amigo, siempre será quien lo apoye y sea su compañero incondicional.

Por alguna razón, Alex se encuentra con algo de fantasía, que tantas veces imaginaba y ahora es real, encontrar a Excalibur, la espada del rey Arturo. Motivo por el cuál y como todo un niño hace, debe contarlo todo a pesar de que sea tan increíble que una historia como esa exista y él sea el elegido para portar tal objeto así como las responsabilidades del nuevo rey.

Sin embargo, no todo es tan sencillo pues como toda aventura, existe el lado del mal, que despertará una vez que la espada sea sacada de la piedra, comandado por Morgana (Rebecca Ferguson) y su ejército, que tratarán a toda costa conseguir el poder de la mítica espada y terminar con el mundo, por ello Alex y Bedders intentarán crear su propio grupo de combatientes para proteger a la tierra, con ayuda también del mago más grandioso: Merlín (Angus Imrie/Patrick Stewart) tal y como lo han visto en los cuentos infantiles contados por sus padres antes de dormir.

La historia está llena de humor blanco que la vuelven entretenida a todo momento, el público adulto recuerda esos días de infancia en que teníamos pensamientos tan inocentes y el peligro era lo menos preocupante, además de esa gran chispa de magia, creatividad y espíritu aventurero a lo largo de toda la película.

Los efectos especiales están muy bien logrados, son muy dinámicos y no se enfocan sobre todo en sobresalir solamente en escenas oscuras en las que no se pueden apreciar los detalles además de contener una espectacular batalla repleta de diversión e ingenio, los niños toman el control absoluto de la cinta de principio a fin logrando el cometido buscado, pues el target principal de esta es el público infantil/adolescente.

Si bien no es algo que no hayamos visto antes, si recordamos historias como Narnia, La Brújula Dorada, entre otras, conserva ese mundo fantástico y una esencia peculiar que por momentos nos recuerda a clásicos como La Historia Sin Fin, cosa que resulta grata y hace sentir que será parte de los clásicos en un futuro.

Sin embargo no todo es perfecto pues, al querer dejar claro todos los aspectos de la trama puede volverse un poco difícil para el público no perder la atención en la historia, pues suele tornarse larga, aspecto que para el adulto puede resultar exquisito, se percibe que a la hora y media de la película todo terminará y hubiera funcionado, pero la historia continúa, esto podría causar un pequeño «mal sabor de boca» en el espectador, mismo que se revierte al ver una batalla aún más espectacular y que nunca antes se había visto, hablando del entorno en el que se realiza que explota y exhibe la creatividad de la niñez, estimula la imaginación y la capacidad de estos para poder enfrentar los retos que pueden presentarse siempre y cuando haya confianza en ellos y no estén solos.

Entre las actuaciones más sobresalientes se encuentran la de Dean Chaumboo, quien interpreta a un personaje entrañable, inocente y que te da esa sensación de ternura, esa presencia de un niño puro, sencillo y con un sentido del humor peculiar, con esa valentía que desea salir en algún momento pero es impedida por su timidez. Así como su contraparte, Rebecca Ferguson quien interpreta a una villana cruel y despiadada de alma oscura, quien no le importa si debe derribar a un niño con tal de lograr su cometido, quien se meta en su camino será castigado por la maldad que irradia de su ser. Además, el humor de Angus Imrie durante toda su participación crea una chispa muy peculiar de asombro, alegría y sorpresa para el espectador que quedará fascinado con su papel.

En resumen, es una película grandiosa, llena de diversión y fantasía que nos hará pasar un  gran momento y salir satisfechos de la sala del cine. No se podía esperar menos de una película dirigida por Joe Cornish quien nos dió la espectacular cinta «Attack the Block» y coescribir el guión de Ant-Man.

La película se estrena este 11 de abril

NACIDO PARA SER REY

Leave a reply