El año 2020 a pesar de enfrentar grandes complicaciones debido a la situación que, seguramente todos conocen, también ha gozado de oportunidades de crecimiento tecnológico por medio de lanzamientos de alto calibre, como lo es la familia de Samsung Galaxy S20 presentada durante febrero. Sí, esos tiempos en los que éramos felices y no lo sabíamos, fueron aprovechados por los surcoreanos para lanzar al mercado sus más recientes terminales de gama alta y gracias al apoyo de Samsung México hemos probado el potente Galaxy S20 Ultra. ¿Será cierto que entre más grande es mejor? Averigualo en nuestra review.

Diseño premium, entre lo premium

Si algo caracteriza a la familia Galaxy S de Samsung desde sus primeras versiones en el mercado, es la utilización de materiales y diseño premium, adaptando tendencias – en su mayoría – populares del mercado. Para esta ocasión, el Samsung Galaxy S20 Ultra porta en su exterior un chasis elaborado en cristal cortesía de Corning y su ya popular Gorilla Glass 6, tanto en su frontal como en la parte trasera, además de bordes de aluminio con certificación que al tacto sientan bastante bien. Los colores elegidos por los surcoreanos, que en esta ocasión han sido un poco más sobrios, ayudan también a que las huellas dactilares no se noten tanto, sin embargo este último punto es de lo menos atractivo del terminal; en mi caso, tengo el color gris que para nada es visualmente hermoso, sin embargo cumple con su labor.

De igual forma nos encontraremos con su enorme módulo de cámaras, que por cierto me pareció un poco exagerado ya que resalta demasiado si tomamos en cuenta que el cuerpo del teléfono ya de por sí es de consideración, alcanzando los 167 mm de ancho y 222 gramos, que déjenme decirles, se tornan un poco incómodos si son de los que, como yo, acostumbran manejar los smartphones con una sola mano. Luego de un par de horas y aunque pareciera broma, el Galaxy S20 Ultra se torna un tanto incómodo, sobre todo en los primeros días de uso; dependiendo de tu manera de adaptación, poco a poco irás encontrando las formas para sostenerlo de manera más efectiva, sin embargo al inicio me parecía inclusive molesto.

La mejor pantalla del mercado

TE PUEDE INTERESAR:  Domination México | logística impecable, producción no tan perfecta

La pantalla del Samsung Galaxy S20 Ultra, nuevamente hace alarde de la mejor tecnología de la actualidad y con su panel Super AMOLED de 6.9″, vuelve a dejar en claro por qué la marca lleva tantos años de amplio dominio en el apartado y sí, repitiendo lo que sus antecesores ya hacían bien; mostrando colores vistosos, nítidos, y vivos, pero a su vez realistas, así como los mejores ángulos de visión que haya tenido oportunidad de probar, para este año se han aventurado al dotarlo de una taza de refresco de nada más y nada menos que 120 Hz.

Lo curioso de esto es que la opción no viene activada de fábrica y si no recurres a los pertinentes ajustes, obviamente no notarás diferencia alguna con respecto al celular actual que tienes. Eso sí, al hacerlo, empezarás a ver todas las animaciones de manera más fluida, y aunque estudios dicen que el ojo humano no es capaz de apreciar tantos cuadros por segundo, te puedo asegurar que sí que se notan. Al menos en mi caso, desde que empecé a usar el terminal no he visto necesidad de tenerla desactivada e inclusive ahora me es más difícil manipular otro teléfono que no cuente con esta función, ya que pareciera que todo está en cámara lenta. Puntos extra por los bordes menos pronunciados en sus laterales ya que los reflejos en ellos también se han visto reducidos considerablemente, y sí, es la mejor pantalla en la actualidad.

Un monstruo en rendimiento, no así en autonomía

El Samsung Galaxy S20 Ultra, a pesar de que en México no cuenta con el chipset de Qualcomm, el Snapdragon 865, viene cargado de una potente caballería encabezada por el Exynos 990 elaborado en 7nm+, GPU Mali-G77 MP11, y 12 GB de RAM que en el papel te bastan y te sobran para hacer cualquier cosa. Y sí, lo hace, pero en el día a día también me han sucedido cosas que no concibo en un smartphone premium como lo es este.

Primero que nada, Messenger (sí, la app de mensajes de Facebook) le provoca un lag tremendo al equipo, haciéndote desesperar si te llega una notificación allí, sobre todo si tienes activadas las famosas burbujas que seguramente tienes activadas desde siempre; la única solución que encontré para reducir las fallas con esto fue desactivarlas. De igual manera, juegos básicos como Pokémon Go se quedan congelados unos segundos después de haber iniciado y mi incomodidad más grande al respecto: se calienta muchísimo. No hay momento en que el Galaxy S20 Ultra no esté caliente, aún cuando te encuentras en Whatsapp y eventualmente, eso se traduce en bajones de rendimiento notorios que te llevarán a resetear tu celular unas cuántas veces.

TE PUEDE INTERESAR:  Jóvenes Titanes en Acción: La Película, una graciosa autocrítica

He buscado en distintos foros y no soy el único usuario que ha sufrido por lo anterior, sin embargo los pros con su potente interior aderezado con Android 10 y la capa One UI 2.0, me han permitido editar fotos, videos, usar la paquetería de Microsoft Office o inclusive la propia de Google, para después desplazarme a aplicaciones donde puedo guardar mis notas, tareas del día, revisar mi agenda, programar alarmas y muchas otras cosas de productividad, sobre todo en estos días de cuarentena, donde el orden y la eficiencia son aún más valorados. En todo ello, no tengo ninguna queja ni comentario, simplemente elogios.

Lamentablemente su batería tampoco destaca y se queda cortísima en comparación con sus rivales directos, ya que lo máximo de pantalla encendida que obtuve fueron seis horas y media, que para esos 5,000 MAh es realmente nada.

Multimedia excelso, entretenimiento infinito

Uno de los mejores teléfonos para el apartado multimedia, incluido gaming, es sin duda el Samsung Galaxy S20 Ultra, logrando correr todo tipo de videojuego de manera más que perfecta, fluida, suave e inclusive te hace sentir como todo un pro en títulos como Call of Duty: Mobile o Fortnite que requieren de acciones un tanto más precisas y veloces; este terminal te ofrece eso y más, nuevamente enfatizando la pantalla de 120 Hz que en videojuegos es todavía más notoria. La primera vez que abrí Mario Kart Tour no pude hacer otra cosa que esbosar un “¡wow!” y realmente estoy complacido con el despliegue audiovisual que puede tener, también en otros menos exigentes como Jetpack Joyride, Where is my Water, Cut the Rope y Animal Crossing: Pocket Camp, todos ellos con excelente desempeño que no puedo hacer más que admirar.

De igual forma, para estar perdiendo el tiempo un rato, la optimización de plataformas como Netflix, Prime Video e inclusive Disney Plus, que hacen uso de funciones como el HDR+, seguramente te dejarán muy satisfecho e inclusive te provocarán seguir viendo La Casa de Papel desde tu teléfono, en vez de proyectarlo en la pantalla y otro dispositivo donde no será posible tener tanta atención al detalle ni al audio.

TE PUEDE INTERESAR:  Toy Story 4, ¡Al infinito y más allá!

Quizá el apartado más destacable del Samsung Galaxy S20 Ultra, y uno de los cuales me han encantado.

Muchas cámaras, ¿menos resultados?

Si bien, ya he destacado el tamaño de su sensor rectangular en la trasera, ahora es momento de comprobar cómo es que funcionan. Con una campaña de marketing enfocada en el Zoom del teléfono, Samsung incluye un potente acercamiento digital de hasta 100x para llegar a lugares que nunca pensamos observar gracias a un teléfono, y aunque los resultados no son los mejores que he visto, me gustó la guía que posee su aplicación para guiarte cuando llevas el Zoom más allá y quizá tus tomas sean mejores. De igual forma, es mucho más estable que su competencia y eso se agradece.

Aunque no pude tomar tantas fotos del exterior, por obvias razones, realicé tomas interiores de figuras, texturas y otras cosas más cotidianas que tengo dentro de mi casa, obteniendo satisfactorias sensaciones, pero no por ello las mejores que he tenido oportunidad de probar. Si bien lo hace bastante bien, su apartado de Inteligencia Artificial me parece menos trabajado y eficiente, pero no por ello poco resaltable.

Sus selfies son las que menos me dejaron satisfecho, ya que la frontal suele saturar mucho los colores que aprecia y el procesado de colores suele inclinarse por los tonos calientes.

Debajo unas cuántas fotos.

Conclusiones

El Samsung Galaxy S20 Ultra es un terminal que raya en lo más alto de muchos apartados: técnico, multimedia, diseño e inclusive su precio. A pesar de que en la mayoría de ocasiones, el terminal ofrece lo mejor de lo mejor, pequeños detalles de rendimiento y cámara me hacen dudar un poco en recomendarlo como tal, sobre todo por los $30,000 que debes desembolsar en nuestro país por él.

Análisis | Samsung Galaxy S20 Ultra
En conclusión
Un teléfono de alto octanaje, que sin embargo no podría recomendar del todo, sobre todo por su precio el mundo.
7.5