Los días pasan, la vida sigue y el tiempo para por fin regresar a un concierto de nuestras bandas favoritas de manera tangible y activando todos nuestros sentidos se ve todavía lejano, por ello, el recurrir a los formatos livestream para poder apreciarlos van adoptándose poco a poco a este ámbito. De manera que tanto la banda como el espectador puedan ejercer ese intercambio de entretenimiento y capital, ambos ganando y olvidando un poco la situación actual.

De esta manera, tocó el turno de la banda proveniente de Richmond “Motherfucking” Virginia, Lamb of God, quien a manera de un show completamente en vivo consiguió hacernos vibrar, levantar nuestras bebidas al aire y sacar algunos guturales al ritmo de su música, todo a través de la comodidad de nuestro hogar.

Debido al aniversario de su cuarto álbum de estudio “Ashes of The Wake” y el advenimiento del cumpleaños número 20 de “New American Gospel” el día 26 de septiembre, la banda liderada por Randy Blythe deleitó a sus seguidores con un set completo del primero mencionado y parte de su segundo material discográfico. Todo por medio de un formato a manera de show en vivo, desde tener como teloneros a la banda de Deathcore Whitechapel con un set bastante completo, hasta llegar al escenario tal y como llegarían a una presentación en algún lugar del mundo para reventarlo por completo.

Así entonces, el pre-show del evento dio inicio a las 15:00 hrs (Hora de México), donde para el concierto de Whitechapel se transmitió su presentación dada en “The International” en Knoxville, su ciudad “natal”, la cual forma parte de su DVD “The Brotherhood Of The Blade” filmado en 2014, cuyo set tiene una duración de alrededor de 50 minutos.

En esta presentación destacan temas que se desprenden de su entonces material reciente “Our Endless War“, tales como “Our Endless War”, “The Saw Is The Law” y “Worship The Digital Age“, así como de su álbum homónimo, donde su elección se baso en canciones como “I, Dementia” y “Section 8″. La impresionante voz de Phil Bozeman, así como su calidad histriónica al frente del escenario refuerzan el impacto que genera el agresivo Deathcore que los estadounidenses manejaban en ese entonces.

TE PUEDE INTERESAR:  Cementerio Maldito, ¿Tan mala como dicen?

Sin duda alguna, haber elegido esta presentación como parte del inicio del show que nos deparaba fue un gran acierto acierto que si bien empezaba a calentar motores y ponernos eufóricos, también nos hizo sentir la nostalgia de tener que seguir esperando mucho tiempo para regresar a un concierto de manera presencial, dejándonos una sensación un tanto agridulce.

Poco después de la presentación de los provenientes de Knoxville, la espera por ver de nuevo a los corderos de Dios en un escenario por fin culminó y nos deleitó con una interpretación casi impecable, desde su llegada a tomar sus instrumentos musicales a manera de tener a su público en frente listo para hacer un gran “circle pit” hasta su culminación con un gran clásico imperdible en su set.

Como el nombre del evento lo indicaba, el concierto inició de lleno con la reproducción casi total de su álbum “Ashes Of The Wake“, dando pie a “Laid To Rest“, “Hourglass”,”Now You´ve Got Something To Die For“, “The Faded Line” y “Omerta”, para posteriormente tener un breve comentario hacia los miles de fans que seguían el livestream a manera de agradecimiento e inmediatamente después continuar con el resto de su lista hasta “Remorse Is For The Dead“.

La sensación de la parte final del show se obtuvo al momento de que Randy mencionara las últimas canciones de la tarde, a modo de celebración por el XX aniversario de su segundo material discográfico “New American Gospel“. Las elegidas fueron “O.D.H.G.A.B.F.E.“, “The Subtle Arts Of Murder And Persuation” y por último pero no menos importante “Black Label” ya considerado un himno dentro de la ya larga lista de canciones de Lamb y que, a palabras de Randy, será la última vez que la toquen.

TE PUEDE INTERESAR:  La Momia, el surgimiento de un oscuro universo

No debe dejarse de lado, que “One Gun“, canción número 7 del álbum, nunca había sido tocada en vivo, por lo que estoy seguro que todos los fans lo disfrutamos completamente. El doble bombo ejecutado de manera excepcional por el nuevo miembro Art Cruz y en general por todo el resto es algo que debe reconocerse al momento de ver este concierto virtual. Randy Blythe dando todo por alcanzar esos grandes guturales que lo caracterizan, moviéndose de un lado a otro como motivándonos a brincar y cantar, los poderosos riffs de Mark Morton y Willie Adler, el bajo de John Campbell y Art Cruz adaptándose perfectamente con sus compañeros (haciendo olvidarnos de cierta manera de Chris Adler) son características que nos hacen darnos cuenta del gran potencial de lo que presenciamos, haciendo que valiera la pena cada centavo invertido para este espectáculo.

Otros de los aspectos a destacar son la calidad del sonido, iluminación y por supuesto manejo de cámaras. El trabajo técnico que corrió por parte de Michael Garber, Ben Greenberg, Jake Denicola, Kelsea Dakota, Bryce Hall y Jim Larson está hecho a modo tal que la sensación de estar frente al escenario sea casi completa, manejando la característica iluminación de colores ambarados, rojizos y azules que si bien no son claros, si permiten visualizar a los integrantes de manera correcta, pues con cada enfoque de cámara con buen tiempo para cambio de toma el trabajo estaba hecho y bien ejecutado todo acompañado de un sonido claro, limpio y con el volumen perfecto para cada instrumento. Basta con escuchar la pieza instrumental “Ashes Of The Wake” para convencerte y quedar satisfecho en este ámbito.

TE PUEDE INTERESAR:  PES 2018, un simulador deportivo que debes comprar

Aunque la banda nos tiene acostumbrados a recibir un set de una hora en promedio, si te deja una sensación de vacío cuando las 14 canciones han culminado, con ganas de un poco más, algo positivo sin duda, pues lo que has recibido es tan bueno que no quieres dejar de verlo.

De esta manera, Lamb Of God nos brindó un concierto memorable, característico de lo que maneja siempre que están en vivo y sobre todo que nos hace adentrarnos a su universo musical, dejando de lado las circuntancias que nos aquejan y mantienen confinados en casa, como una clara señal de resistencia.

Los boletos virtuales para poder ver “Lamb Of God: Ashes Of The Wake Livestream Show” siguen en venta, mismo que al momento de la compra (16 dólares) y primera visualización seguirá disponible por 48 horas.

Whitechapel setlist:

1. Rise
2. Our Endless War
3. Section 8
4. Faces
5. I, Dementia
6. Possession
7. Prostatic Fluid Asphyxiation
8. Vicer Exciser
9. Mono
10. Worship the Digital Age
11. The Saw Is the Law
12. Possibilities of an Impossible Existence

Lamb Of God setlist:

  1. Laid to Rest
  2. Hourglass
  3. Now You’ve Got Something to Die For
  4. The Faded Line
  5. Omerta
  6. Blood of the Scribe
  7. One Gun (Por Primera vez en vivo)
  8. Break You
  9. What I’ve Become
  10. Ashes of the Wake
  11. Remorse is for the Dead
  12. O.D.H.G.A.B.F.E
  13. The Subtle Arts Of Murder And Persuation
  14. Black Label (Por última vez en vivo, a palabras de Randy Blythe)
Ashes of The Wake: El poderío del cordero de Dios aún a través de la pantalla
En conclusión
"Lamb Of God: Ashes Of The Wake Livestream Show" nos hace percibir la sensación de asistir nuevamente a un concierto, al mostrarnos un show en vivo memorable, lleno de fuerza, agresividad y energía característica de la banda, aunado a la nostalgia y ganas de formar un "circle pit" desde la comodidad de nuestra casa.