El año pasado, Beauty Queen Autopsy (compuesto por el dúo Matt Fanale y Erica Mulkey) inició una campaña en la plataforma Kickstarter para el financiamiento de su álbum debut, después de un compilado de demos (Roughest Cuts) y un EP (Good, Giving, Game). La meta era de 10,000 dólares con una fecha de cierre del 26 de septiembre; afortunadamente, lograron alcanzarla.

Así, este proyecto gestado en San Francisco, Californa, afianza su aún corta carrera en los ámbitos industrial, gótico, noise, shoegaze y algunos otros. Lotharia es el comienzo de una trayectoria que se vislumbra interesante.

Las letras de Matt, -interpretadas seductoramente por Erica- oscilan entre lo romántico y sexual bajo una tendencia oscura, narrando una historia que involucra a una mujer -alguna vez frágil- decidida a coser las heridas dejadas por un desamor y conocer por fin una vida sin ataduras.

Todo aquello envuelto en texturas varias que recuerdan desde lo gótico de antaño hasta el industrial de estos días, y otras más que se van asomando en cada tema del disco.

Si bien lo de Beauty Queen Autopsy no es para nada una música convencional, sí tiene momentos accesibles con un pop sombrío, como el del track inicial ‘Good, Giving, Game’ de ritmo contagioso. En el otro extremo, ‘Spread’ recuerda al industrial de Zombie Girl, de grandes beats y cadencias fuertes.

Los siguientes 3 temas comprenden la fracción más lóbrega de este debut. ‘Contaminate Me (Dirty Thoughts)’ logra que el receptor se adentre en las sombras evocadas por esta funesta canción. El minimalismo caracteriza a ‘Dorothy Parker Had Days Like This’, mientras que ‘Birthday Pony’ contiene una importante influencia shoegaze.

La oscuridad queda un poco atrás y regresa lo industrial con ‘Methadone’, de las más electro y bailables junto al tema homónimo del disco ‘Lotharia’ y ‘Pumps’.

‘The Taxidermist’ figura como la canción de mayor amalgama entre lo industrial y lo noise. ´Petit Mort’ explora terrenos synthpop y lo hecho por Chiasm, es de lo mejor del álbum. Una absoluta máquina industrial es lo que tiene ‘We Libertines’ para dar.

El speech de ‘The Devil You Don’t’ pone el final de Lotharia, un buen debut que luce muy femenino por -más allá de lo obvio por ser una chica en la voz- la cruda temática e interpretación que se hace en éste sobre la identidad de la mujer, por lo que muchas se sentirán atraídas e identificadas.

  • Puedes escuchar ‘Lotharia’ a través de Spotify.