Durante los pasados días he estado probado el módem ARCHER C5400X de TP-Link, un increíble gadget que me ha sorprendido en distintos aspectos a pesar que de inicio me mantuve inexpectante con respecto a lo que podría ofrecerme, a diferencia de lo que ya obtenía con mi proveedor de Internet.

Tras más o menos tres semanas de tener entre mis “churches” a este modem, puedo confirmar que sí, mi vida como gamer ha cambiado de manera notable y en maneras que no esperaba. Primero que nada, con Izzi de toda la vida había tenido el famoso “Arris” que seguramente te habrás topado bastante seguido o quizá hasta tienes uno en tu casa, y aunque su manera de trabajar no es del todo mala, ya que nos ofrece dos bandas distintas, desde los primeros instantes de configurar el nuevo dispositivo podrás comenzar a deleitarte con otras mieles.

El Archer C5400X tiene un método de instalación bastante corto y fácil de entender, que inclusive puedes constatar en su instructivo si es que no tienes nociones de lo que se debe hacer. Tras conectarlo con un cable ethernet y realizar algunos ajustes de parámetros adicionales, es facilísimo fijar claves y conectar tus dispositivos, que por cierto son controlados por un chip independiente que se encarga de controlar la tasa de velocidad que se asigna para cada uno, aunque de esto hablaré a detalle en mi review.

Por otro lado, en el PlayStation 4 lo primero que hice fue ponerme a descargar un videojuego (Tom Clancy’s The Division 2) que pesa más de 100GB, y para mi sorpresa el tiempo de espera se redujo a casi la mitad, pasando de un promedio de más o menos 12 horas con el ARRIS de mi proveedor, para pasar a 6 horas de tardanza con el ARCHER C5400X de TP-Link, sin duda, los gamers apreciamos el poder pasar menos tiempo en hacernos de los títulos que queremos y pasar directo a la acción.

La posibilidad de elegir el perfil que más se ajuste a tus necesidades también nos hace la vida un poco más sencilla y es que desde la aplicación propia de la marca, en tu celular serás capaz de decidir si vas a meterle duro al juego en línea, descarga, vas a estar viendo streams como Netflix o si su uso será rutinario, y sólo harás actividades cotidianas como navegar en tus redes sociales.

Retomando esto último, me ha llamado muchísimo la atención que el funcionamiento de aplicaciones como Twitter y Facebook se optimiza de manera fluida, ya que si eres un asiduo de estos temas seguramente estarás de acuerdo conmigo en lo molesto que puede ser intentar ver algún video o ver una foto que alguien publicó, y tener que aguantar a que carguen o incluso que se detengan a la mitad. Con el ARCHER C5400X esto prácticamente no pasa y eso es de lo que más me ha gustado.

También me he vuelto fanático de tener controlado todos y cada uno de los dispositivos que tengo conectados a él, inclusive llegando a conocer el ancho de banda que cada uno está consumiendo y hasta identificando a extraños, como tus vecinos que se colgaron para echarlos enseguida.

Las funciones del módem también te permiten jugar en varias plataformas al mismo tiempo. Como ejemplo, el sábado pasado estuvimos jugando Fortnite desde la Nintendo Switch, el PS4 y dos smartphones, todos conectados simultáneamente sin sufrir de bajones considerables o lag alguno. Inclusive el ping y el retardo de reacción entre lo que hacía y la respuesta de mi personaje era prácticamente instantánea.

Así que si me preguntan en este momento, ¿vale la pena un módem gamer? Mi respuesta indudable es sí.

Compra tu Archer C5400X en el enlace.