Un Juez Federal ha girado una orden de aprehensión en contra de Guillermo “Billy” Álvarez Cuevas, Presidente de la Cooperativa Cruz Azul y Directivo del equipo Cruz Azul Fútbol Club, así como a Víctor Garcés (Vicepresidente del club), Miguel Eduardo Borell, Mario Sánchez Álvarez y Ángel Martín Junquera Sepúlveda, también parte de la Directiva.

Estos deberán ser presentados ante el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal con sede en el penal de máxima seguridad del Altiplano, quien libró la orden de captura.

¿La razón? Delincuencia organizada y lavado de dinero. Se cree que los antes mencionados autorizaban y realizaban pagos de facturas por servicios inexistentes a empresas que facturan operaciones simuladas, sin contar con facultades de representación de la sociedad agraviada, con lo que ocultaron o pretendieron ocultar el destino de los recursos que representan el producto de su actividad ilícita, causando un perjuicio a la Cooperativa de varios cientos de millones de pesos.

El propio hermano de Billy, José Alfredo Álvarez Cuevas, al ser entrevistado por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) comentó que el Directivo utilizó diversos mecanismos para desviar los recursos de la cooperativa, incluyendo la compra-venta de jugadores de fútbol con precios inflados.

Continuando con el tema deportivo, el reglamento de la Liga Mx, en el Inciso D del Artículo 66 del reglamento de la Federación, referente a las Causales para la pérdida de afiliación menciona lo siguiente:

(Un afiliado a la FMF perderá su afiliación si:) El dueño y/o los Directivos del Club incurren en actos delictivos o de dudosa reputación, a juicio del Comité Ejecutivo.

De declararse culpables, los implicados, principalmente Billy Álvarez podría enfrentar de 7 a 22 años en prisión y, en cuanto al club de fútbol respecta, su desafiliación tendría que ser inminente, a menos que exista un as bajo la manga, algún valiente que compre la filial o se manipulen las normas del reglamento y salven al plantel.