Doctor Sueño: Redención y vapor nuevo

39 años han transcurrido desde la primer adaptación de terror del genio del cine Stanley Kubrick de la novela de Stephen King, El Resplandor, creada en 1977. Si bien sabemos que no fue bien vista por Stephen por no captar la esencia, propósitos y el tema prioritario del libro, es de reconocer que la cinta de 1980 es considerada una pieza de culto del género.

Años después, en 2013 para ser precisos, una nueva obra vio la luz en la literatura de terror a cargo del maestro King, Doctor Sueño cuenta la historia de la vida de Dan Torrance después de los sucesos en el Hotel Overlook, con un toque equilibrado entre lo antiguo y lo moderno así como la fantasía y el horror, convirtiéndose de inmediato en un Best Seller. 

Es así que en 2018 los planes para llevar este título al cine fueron orquestados por el director estadounidense Mike Flanagan, quien ya tenía experiencia en otras adaptaciones de las obras del autor (Gerald´s Game) para que, por fin en 2019, estuviera lista para debutar en la pantalla grande.

Sin embargo el director se vería en un conflicto bastante peculiar. Por un lado, seguir el mismo “universo” de la historia creado por Kubrick para que la secuela cumpliera su propósito y fuera comprendida; o bien, continuar con la relatada directamente de los libros, dejando un poco de lado al filme del 80.

¿Desatar la furia de los fans del trabajo de Stanley o la de los fans del maestro del terror contemporáneo? Para la fortuna de muchos, el intermediario de estas dos cuestiones, brinda  un resultado espectacular y digno de ser considerado como uno de los mejores trabajos en cuanto a adaptación de las novelas de Stephen King.

Después de los terroríficos hechos transcurridos en su infancia en el Hotel Overlook, un adulto Dan Torrance (Ewan McGregor), sigue lidiando con los fantasmas que lo han atormentado desde entonces, estos demonios vacíos continúan dejando estragos en su persona a grado de tener que recurrir a los malos hábitos de su padre y otras prácticas para deshacerse de ellos, al menos por unos momentos.  Todos en este mundo llegamos aquí para cumplir un propósito y, así como Danny fue ayudado por Dick Hallorann en el Overlook, ahora el primer mencionado debe hacer lo mismo con Abra Stone (Kyliegh Curran) y salvarla de El Nudo Verdadero, un grupo de viajeros en autocaravana casi inmortales que van por el país alimentándose de los niños que poseen el don del “resplandor”. Pero ¿Qué son esas entidades de El Nudo Verdadero? Precisamente es lo interesante de la historia, que conecta directamente con su predecesora y sobre todo otras obras del autor (El universo de Stephen King no es una broma).

De esta manera se logra la conexión correcta entre ambos genios, del cine y la literatura, con una trama llena de suspenso, terror y fantasía. Los elementos necesarios para poder unir las diferentes aportaciones y conseguir una línea correcta y comprensible quedan muy bien representados. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

La banda sonora, a cargo de The Newton Brothers (Gerald´s Game/ Oculus) que consigue darle una continuidad en cuanto a la atmósfera oscura, tensa e impactante conseguida en años pasados por el editor Gordon Stainforth y por ejemplo el icónico tema Dies Irae remezclado por  Wendy Carlos y Rachel Elkind. Los sonidos tétricos salidos desde los instrumentos de cuerda y percusión a un tono agudo te ponen al borde del asiento al momento de escucharlos y presenciar una escena shockeante coordinada con el sonido.

La recreación de personajes y esenarios de la cinta de 1980. Desde los fantasmas del Hotel como Delbert Grady y sus hijas asesinadas, la señora Massey, hasta la reinterpretación de Wendy Torrance (Alex Essoe), Jack Torrance (Henry Thomas), Dick Hallorann (Carl Lumbly) que son increíblemente similares en cuanto al manejo de expresiones corporales y de inmediato se consigue conectar con los predecesores y, de cierta manera, quedas encantado al ver el parecido, pues se hace notar el trabajo de elección de reparto para cada papel.

El nudo verdadero, las sanguinarias entidades antagonistas de la historia, comandados por Rose La Chistera, interpretada por Rebecca Ferguson, que sin temor a equivocarnos es la mejor interpretación de la cinta, el poder de convencimiento y atracción ejercidas hacia sus víctimas, la mirada poderosa de seres hambrientos de resplandor y la fuerza mística y cosmogónica hacen de Rebecca, un personaje entrañable y agradable de ver en acción junto con los demás demonios vacíos.

Ewan McGregor como Dan Torrance hace un papel agradable al momento de recrear toda la montaña de emociones que representa este personaje a lo largo del filme, como son el tocar fondo, la cobardía, valentía y el reencuentro del ser con un extraordinario don demuestran, de buena manera, la capacidad interpretativa requerida para Danny, compensando así, gran parte de lo que se dejó de hacer con su personaje en la cinta de Kubrick en cuanto a su manera de percibir su Resplandor y cómo este era empleado en ciertas situaciones.

Siendo su segunda aparición en la pantalla grande (Por la película independiente I Can I Will I Did) la pequeña Kyliegh Curran como Abra Stone, consigue entregarnos una figura linda y consciente de lo que su rol implica, una niña que sabe el gran poder que ha tenido desde su nacimiento pero también la inmadurez para manejarlo al momento de no conocer las consecuencias de ciertos actos, alguien con quien puedes empatizar, reír un poco y entender un poco su manera de ser tan positiva y alegre.

El cambio sutil de la historia original de la novela del mismo título que la cinta ahora comentada, ciertamente resulta efectiva, pues existen elementos en la obra escrita que al momento de plasmar en la pantalla serían bastante extraños o un poco absurdos y en esta ocasión son reemplazados por otros momentos más realistas que ayudan a conservar el cine sobrio y serio de su predecesora.

En ciertas ocasiones, la cinta no se tienta el corazón para ser “éticamente correcta” o mostrar sin remordimientos, escenas que involucran niños siendo sometidos y torturados por los antagonistas de la trama. Al menos por el momento, no recordamos alguna cinta que contenga escenas así, sobre todo con esa duración.

No existen declaraciones al respecto, pero tal vez King haya sugerido a Flanagan hacerle justicia al desenlace del Hotel Overlook, pues en la historia original de El Resplandor, dicho lugar había tenido otro destino muy diferente al de la película del mismo nombre. Es algo que los fans de este autor sin duda alguna agradeceremos al instante en que también el director se toma el tiempo para soltar ciertos “easter eggs” como, imágenes, palabras y razones que pueden ser identificadas en otras obras literarias del autor y por supuesto, permiten ser conectadas para especular proyectos venideros.

Es así que, con los elementos descritos, podemos concluir que Doctor Sueño logra los diferentes objetivos y rebasa los obstáculos que tenía en frente, planteando una historia moderna que mezcla el horror y la fantasía con elementos del pasado para crear una de las mejores adaptaciones del maestro del terror Stephen King, siendo una cinta -si bien no sencilla de consumir pero si digna de serla- que logra cerrar, aparentemente (guiño) con la historia de la familia Torrance y el Overlook.

Doctor Sueño se estrena este 8 de noviembre en México

 

 

En conclusión
Doctor Sueño es una cinta con una historia moderna que mezcla el horror y la fantasía con elementos del pasado para crear una adaptación literalmente resplandeciente, logrando cerrar, aparentemente, con la historia de la familia Torrance y el Overlook.
87

Leave a reply