Si bien desde hace algunos días se ha manejado que la PS5 estaría costando 500 dólares, a finales de año, cuando salga a la venta, parece que Microsoft quiere ponerse a la delantera en este aspecto dejando aún más barata (mucho más) su consola de nueva generación.

Y es que de acuerdo al afamado analista de la industria, Michael Pachter, la Xbox Series X costará únicamente 400 dólares en su lanzamiento, a pesar de ser más poderosa que su contraparte de Sony. Según Pachter, Microsoft está en una posición, con un enorme equilibrio general y así poder asumir una gran pérdida en la consola al principio.

La idea detrás de esta estrategia sería que Microsoft compensaría con creces esta pérdida vendiendo software a estos consumidores en el transcurso de la generación. Es una estrategia que los fabricantes de consolas han usado en el pasado, pero obviamente no es una estrategia preferible. Es arriesgado, especialmente cuando viene aproximadamente $100 en cada consola vendida. Digamos que vende 10 millones de consolas a este ritmo, es una perdida de $1,000 millones.

Aunque de momento la información no está confirmada por obvias razones, parece que durante julio serán revelados los detalles finales. ¿Qué les parece?