La pandemia, la situación en su contra y el visible frenado de planes derivados de los acontecimientos que se viven actualmente no han sido suficientes para detener a Huawei, el gigante chino que a pesar de todo continúa viento en popa, conquistando mercados, corazones y grandes ventanas de promoción, como lo fue el Hot Sale hace unas semanas. Luego de lograr con éxito el lanzamiento de su familia Huawei P40, iniciando con el P40 Lite, continuando con el P40 Pro y ahora dando paso al P40, ¿Lograrán continuar con la hegemonía que han venido marcando en los últimos años?

Para nadie es ajeno el hecho de que Huawei ha mantenido un ritmo constante de crecimiento, tanto en cuestión de distribución y también en venta de dispositivos móviles, inclusive superando a Samsung en abril y tomando la primera posición como manufacturera a nivel mundial. Si bien, la ausencia de Google Services y sus apps dentro el ecosistema propio de los chinos ha causado que sus usuarios se sientan un tanto menos atraído por las novedades que presentan, la consolidada oferta que poseen, conjuntada con estrategias de marketing exitosas han logrado que su camino no se vea tan irrumpido ante la tormenta y eso es algo que se les debe reconocer.

Particularmente, en las últimas semanas he estado probando el último lanzamiento dentro de la gama alta de la compañía: El Huawei P40, un teléfono que se distingue principalmente por ser igual de potente que sus hermanos mayores, ahorrando un poco de espacio al ser más pequeño y agregándole cierta ergonomía para quienes no los prefieren tan grandes. Al mantener el diseño tan característico de la familia ya mencionada, siendo elaborado principalmente en cristal y aluminio, con una trasera bastante reconocible que agrega un poderoso módulo con 4 cámaras firmadas por Leica y la ya reconocida marca, podemos esperar que no solo en este ámbito logre acercarse (o inclusive superar) de lleno a otros similares de la competencia, como el iPhone 11 Pro o el Samsung Galaxy S20.

De manera bastante particular, en estos días el teléfono ha logrado conquistarme principalmente por añadir un montón de funciones que me recuerdan a su hermano mayor, del que les hablé también anteriormente y del cual por cierto hereda bastantes funciones, además de añadir algunas otras de las que les hablaré más adelante. Eso sí, recorta ciertas características fundamentales como la certificación IP68 (resistente al agua y polvo) y la taza de refresco a 90 Hz que tanto me gustó en su versión Pro. De inicio debo confesar que me costó trabajo adaptarme a ello, sin embargo el Huawei P40 compensa lo mencionado con un rendimiento cumplidor, calidad de video excelente y potencia prácticamente calcada.

Durante todos estos días me ha sido bastante sencillo acoplarme al terminal, sobre todo considerando su tamaño, que a mi gusto es el mayor acierto. A pesar de que la moda actualmente es incrementar el tamaño de los smartphones que vemos actualmente en el segmento tecnológico a nivel mundial, estoy seguro de que muchas personas agradecerán el poder tener tantas cosas al alcance (y tamaño) de sus manos. Los conseguidos marcos en el frontal provocan una sensación de inmersión muy bien lograda y el sonido con el que cuenta – a pesar de no ser el mejor que he probado – consiguen su cometido sin problemas.

En lo más específico y centrado dentro de mis actividades regulares del día a día, el Huawei P40 Pro ha demostrado con creces estar a la altura de sus $17,989.00 MXN al contar con una batería que me ha dado hasta 7 horas y media de pantalla encendida; sesiones de juego, trabajo y entretenimiento lúdico incluidos. Además es compatible con la tecnología supercharge patentada por Huawei ya desde hace algunos años y volver a tenerlo rebosante de energía en cuestión de una hora y diez minutos resulta muy satisfactorio y sobre todo eficiente en una época donde la productividad se ha vuelto tan imprescindible.

Por otro lado, su apartado de gaming es simplemente fenomenal, a pesar de que AppGallery no cuenta todavía con los mejores títulos del mercado, me fue posible poner a prueba la potencia del procesador Kirin 990 y vaya que estoy sorprendido. Juegos como PUBG Mobile y Call of Duty Mobile corren fluidos como pocos, y por si se lo preguntaban: claro que son compatibles con gráficos en alto y tecnología HDR. Así mismo, el tiempo de respuesta entre tu dedo y la pantalla suele ser bastante acertado, aunque enfatizo en que me hubiera encantado que su panel contara también con el añadido de los 90 Hz. Los colores que la pantalla OLED ofrece son vibrantes y saturados, pero sin exagerar, y si no te gusta del todo puedes acceder al panel de control para modificar parámetros que se adecúen a ti.

En cuestión de cámaras creo que está de más decir que Huawei tiene los mejores o al menos entre el top 3 de sensores de fotografía móvil, con tecnología de inteligencia artificial que ha venido actualizándose para añadir funciones como la eliminación de reflejos en tomas a través de cristales y hasta la posibilidad de eliminar a personas que se metieron a nuestra, arruinando la posible belleza de las mismas. Su modo retrato, ayudado del sensor TOF, está muy bien pulido y ha dejado de sentirse artificial como en generaciones pasadas de la Serie P y el contraste dinámico está también mucho más equilibrado. Donde más brilla el Huawei P40 es en las tomas nocturnas, y aunque me hubiese gustado poner estas cámaras a prueba intensiva, las circunstancias del mundo no me lo han permitido. Plus, cuenta con modo macro.

Si de video hablamos, puedo decir que en general la Serie P40 ha mejorado muchísimo respecto a otros teléfonos de gama alta de la compañía y en esta ocasión tanto la estabilización óptica como el procesado de imagen le permiten lograr tomas de buena manera en condiciones de luz adecuada, pero fallando un poco más al notar la ausencia de esta. La posibilidad de tomar video a super cámara lenta también me gustó, sin embargo de momento no he encontrado una situación real en la cual pueda sacarle todo el jugo; aunque estando encerrado en casa es un poco complejo.

¿Que si extraño a Google? Claro que sí, y lo he mencionado en distintas ocasiones. El haber vivido bajo la comodidad de este ecosistema logrado por la compañía estadounidense provoca que desde los primeros minutos, empieces a notar ausencias importantes con estos terminales nuevos de Huawei, principalmente al querer respaldar información (dígase tus chats y multimedia de Whatsapp) fotos y videos respaldados en Google Photos o hasta la app nativa de Gmail. Si bien, Huawei ha venido añadiendo constantemente alternativas que te aligeran la carga que esto conlleva, sigo implorando a los dioses que Estados Unidos y China lleguen a un acuerdo próximamente.

¿Entonces es un teléfono recomendado? Por supuesto que sí. En mi particular caso y viéndolo desde una perspectiva de “usuario avanzado” puedo decir que el Huawei P40 es un terminal ideal para quienes desean tener potencia, eficiencia, rendimiento y una muy buena cámara en un tamaño más contenido. Además posee sensor macro para tomas cercanas, y la gran optimización de prácticamente todas sus funciones en relación con sus recursos, son posiblemente de lo mejor que he probado durante este año.