Luego del catastrófico demo mostrado durante Xbox Showcase hace unas semanas, 343 Industries podría estar buscando tomar medidas más extremas que solo retrasar Halo Infinite hasta 2021, esto se acuerdo al Insider Sponger.

Según lo que cuenta este popular filtrador, las mofas hacia su más reciente título habrían sido tan fuertes y resonarían tanto dentro del estudio de Redmond, que finalmente estarían por cancelar el desarrollo de la versión de Xbox One ya que la carga de texturas y resolución en esta consola han sido las causantes de lo feo que luce actualmente su proyecto:

“La actual versión de Halo Infinite en Xbox One S no está ni siquiera cerca de [la resolución] 1080p (incluso por debajo de 900p) y están teniendo problemas serios con las cargas de assets (mucho peor de lo que habéis visto en la demo de PC)”, dice en referencia al gameplay publicado con motivo del Xbox Games Showcase.

Sponger también enfatiza que 343 Industries quiere cambiar de manera drástica cómo se cargan los assets, incluir de manera predeterminada el ray tracing o trazado de rayos, mejorar la geometría y los efectos de postprocesado y sacar más provecho al procesador.

Por otro lado, dentro de 343 industries están conscientes de querer hacer el mejor Halo de la historia y por ello tendrían sobre la mesa la idea de retrasarlo hasta el 2022 para así pulir todos y cada uno de los detalles que dejaron a los fans con mal sabor de boca.

¿Qué opinan sobre esto?

Fuente: Vandal Online.