Sign in / Join

Incontinencia afectiva, la enfermedad que afecta a Arthur Fleck es real

Ayer por fin llegó el día, Guasón fue estrenada en todos los cines del mundo, deslumbrando a los asistentes con una historia cruda, oscura, deprimente y madura que la coloca en el podio de las mejores películas basadas en personajes de cómics. La increíble actuación de Joaquin Phoenix lo pone también como claro candidato a ganar el Oscar y si algo nos gustó mucho de su interpretación fue su risa, cargada también de mucho dolor. ¿Sabías que la enfermedad que nos presentaron existe?

La risa siempre ha sido una característica clara de un personaje como el Guasón, desde tiempos inmemoriales, tanto así que el director Todd Phillips decidió incluirla como un elemento más para contar su historia. En ella, Arthur Fleck, inclusive lleva consigo tarjetas descriptivas para poder justificar las risas incontrolables que suelen salir de su cuerpo en los momentos más incómodos posibles.

En la vida real, este síndrome tiene nombre: “incontinencia afectiva” y de acuerdo a lo que podemos leer en psiquiatria.com, se trata de una enfermedad en la que las emociones se exteriorizan de una manera exagerada; esto origina crisis patológicas de risa o llanto. Los pacientes suelen reír o llorar a la menor provocación. El llanto espontáneo o provocado por nimiedades es propio de la parálisis seudobulbar y se observa habitualmente en la depresión y en algunos trastornos de ansiedad.

Según una investigación de Ahmed y Simmons (2013), existe un tratamiento que busca disminuir la severidad y frecuencia de los episodios. Para lograrlo se utilizan diversos fármacos, principalmente enfocados al ácido glutámico, noradrenalina o serotonina por medio de antidepresivos tricíclicos —según Dark, McGrath y Ron (1996), diversos estudios han demostrado el valor de estos fármacos en la incontinencia por accidente cerebrovascular.

En la actualidad se tienen detectados miles de casos con esta enfermedad a nivel mundial, y aunque pareciera gracioso, nunca sabes todo el dolor que puede guardar una simple sonrisa.

Leave a reply