Injustice 2, Los dioses siguen entre nosotros

Injustice 2: Los dioses siguen entre nosotros
En conclusión:
Injustice 2 es un juego increíble, asombroso y poderoso. El modo de historia es nuevamente su punto fuerte, y la razón por la que deberían adquirirlo si son fanáticos de los súper héroes y de jugar en solitario. La demostración de que NetherRealm Studios y los dioses siguen entre nosotros.
86

Injustice: Gods Among Us fue uno de esos títulos en la industria que llegaron para demostrar que no todos los productos basados en licencias tienen que ser terribles. Warner Bros. Games y DC Comics ya habían dado un paso importante en este aspecto bajo el mando de Rocksteady y su aclamada serie Batman: Arkham, y si esta no fuera suficiente, tuvimos también al ya mencionados proyecto de NetherRealm Studios (Mortal Kombat). ¿Podrá Injustice 2 superar las grandes proezas de su antecesor y sorprendernos con otro videojuego digno de los dioses?

La saturación actual del mercado al que son dirigidos los títulos de peleas se ha venido viendo bastante completa para los fanáticos del género, complicando así la labor de los distintos estudios que buscan llevarse un poco del pastel que en estos momentos dominan grandes nombres como Street Fighter V, The King of Fighters XIV, BlazBlue y hasta el próximo Tekken 7; no obstante y a pesar de todo, la reciente franquicia creada por los desarrolladores de Mortal Kombat mantuvo su jerarquía presente en la industria al contar con mercadotecnia de gran calidad, como lo han sido sus cómics e inclusión en grandes torneos de e-Sports (EVO). Ed Boon y su equipo de trabajo a sabiendas de lo anterior, han decidido lanzar una secuela a tres años de su primera iteración, prometiendo mejorar los apartados en los que esta flaqueaba y añadiendo elementos importantes para los estándares actuales, como el sistema de progresión y recompensas que, puede ser bien o mal visto, dependiendo del cristal con que le sea enfocado. Con la creciente demanda de calidad entre el público que consume este tipo de productos podemos de inicio decir que Injustice 2 ha pasado la prueba de fuego y a continuación explicaremos el por qué.

Uno de los elementos que hicieron famoso a Injustice: Gods Among Us fue la historia con la que este contaba, y es que a diferencia del cánon actual -en ese entonces – de los New 52, la aventura nos ponía ante un escenario totalmente distinto en el que Superman desembocaba una guerra entre súper héroes y villanos, derivada del asesinato de The Joker. Como era de esperarse, y al ir la acción más allá de los límites de El Caballero de la Noche, se formaron dos distintos bandos que compartían ideales y motivación para apoyar a uno de estos pilares, y así conseguir los épicos enfrentamientos que pudimos presenciar en aquella ocasión. Con la caída del régimen del Hombre de Acero, Batman y compañía deben restaurar el mal que sus batallas dejaron ante la gente, así como reconstruirla desde sus entrañas en búsqueda de un resurgimiento que sólo puede ser posible con la ayuda de estos entes de la paz. Claro que, como era de esperarse, un par de amenazas nuevas surgen ante la ausencia de un líder verdadero y será así como desafiaremos a los grandes peligros que Gorilla Groot y y su recién surgida “The Society” representarán en compañía de uno de los antagonistas más populares de DC Comics: Brainiac. Dividida en distintos actos, donde utilizaremos a una gran variedad de rostros conocidos, la historia de Injustice 2 nos narrará los hechos derivados del conflicto entre mentalidades y control mundial – un tanto cliché-.

Cabe destacar que el Modo Historia, es nuevamente el apartado más destacable de Injustice 2 con un guion a cargo de distintos escritores de cómics, como el más reciente evento ‘Rebirth’ y algunos otros traídos de ‘New 52’ destacan su labor al mostrarnos conflictos inesperados y giros en la trama en la que vemos involucrados a grandes personajes de la talla de Damian Wayne, Harley Quinn y Kara Zor-El (Supergirl), quien representa un relevante añadido, al verse conflictuada entre apoyar a su amado primo en su locura o seguir con los principios de bondad que desde pequeña se le han inculcado; esto queda claro desde los primeros minutos de cinemáticas, donde presenciaremos el final de Kriptón en manos del temible Brainiac y su ejército de robots. Los diálogos que escuchamos son bastante atinados y aunque en ocasiones hubiésemos deseado un tanto más de profundidad, es de recalcar la labor histriónica con la que cuenta la secuela, y de la que pocos rivales de su competencia pueden presumir. Eso sí, el factor sorpresa en esta ocasión ya no juega para nada a su favor y posiblemente no alcanzarán los mismos niveles de emotividad que hace cuatro años.

La jugabilidad de Injustice 2 mantiene lo vertiginoso de las técnicas finales que ya conocemos, con la estrategia y dificultad de sus combos que nuevamente se asemejan a otros de los juegos de NetherRealm Studios (Mortal Kombat X) y aunque muchos echarán de menos la movilidad de sus semejantes, como Marvel vs Capcom, el acostumbrarse a las animaciones del reparto de casi 30 personajes es bastante sencilla y en pocas horas se encontrarán efectuando devastadores ataques, que por cierto no serán tan necesarios en los modos de un solo jugador, ya que la dificultad es un poco baja. El sistema de control, nuevamente nos ofrece la posibilidad de desplazarnos, saltar y agacharnos, por medio del joystick izquierdo, mientras que en los botones principales encontramos patada fuerte, patada débil, puñetazo fuerte y puñetazo débil, que en conjunto con los gatillos lograrán que los más hábiles efectúen agarres y técnicas elaboradas como seguramente ya hacían desde antes. Para los nuevos, existen tutoriales sencillos de entender y que además desbloquean ciertos logros, por lo que recomendamos terminar cada uno de ellos antes de entrarle de lleno a la aventura. Un acertado balance entre el dominio y la sencillez que el estudio desarrollador ha sabido mantener para atraer la atención de veteranos y novatos por igual.

Una de las grandes quejas de Injustice: Gods Among Us fue que al tener acabada la campaña para un solo jugador y enfrentarnos a unas cuantas “retas” con personas al rededor del mundo o en nuestra sala, el título ya no contaba con más razones para seguirlo insertando en sus consolas y preocupados por ello, en NetherRealm Studios añadieron algunas cuantas variantes interesantes como la nueva barra de progresión que nos permita llevar a los héroes o villanos que queramos al nivel 20, para así mejorar sus estadísticas base y convertirlos en herramientas de matar cada vez más formidables. Por otro lado, el llamado “Multiverse” ofrece retos distintos, como acabar con oleadas de contrincantes seguidas para así marcar nuevos récords, finalizar combates con ciertas acumulaciones de golpes o en el menor tiempo posible, y hasta donde nos vemos acompañados por otros viejos conocidos, como Deadshot para que gracias a su armamento nos “tire paro” en el momento que deseemos. El llamado Gear System, que tanto se enfatizó durante las secuencias promocionales es un poco frustrante, ya que constantemente nos darán un montón de basura que no vamos a querer y las piezas realmente buenas son escasas; consideramos que una adecuación un poco más favorable para el público le vendría bastante bien, y ofrecería sensaciones de éxito con mejores resultados. Eso sí, la posibilidad de “decorar” al reparto de peleadores de la manera que queramos, y aumentar también sus habilidades, es algo que se agradece totalmente. De igual manera, nuevas skins se irán agregando en los meses siguientes, aunque tendrán costo real si quieren lucir así de guapetones.

Gráficamente, Injustice 2 es un juego que a pesar de no sorprender, sí que maravilla a quien le ponga las manos encima por su soberbia dirección de arte; la destrucción de escenarios, texturizados, ropajes, expresiones faciales y hasta los easter eggs que encontramos en cada uno de los lugares que pisamos, son realmente increíbles y constantemente desearán frenar la acción de cada pelea para observar a mayor detalle el planeta tierra desde el espacio, o el fondo de los océanos gracias a Aquaman. Por otro lado, el diseño de personajes y sus animaciones son más que impecables, y constantemente demostrarán satisfactoriamente el poder de la actual generación de consolas. La música en el videojuego es un tanto carente de emoción y la mayoría de melodías son tonadas recicladas del pasado, que aun así enganchan a los momentos relevantes y aparecen cuando deben hacerlo; claro que hubiésemos deseado una labor más profunda a este apartado, pero para nada es un punto negativo. Lo que sí nos desagradó fueron las voces al español latino, que a pesar de gozar de “popularidad” en grandes producciones (Bruce Wayne es la voz de Tony Stark en el MCU) no consiguen alcanzar los tonos necesario para hacerlos atractivos, y llegan a desesperar por lo lento de su interpretación.

En conclusión, Injustice 2 es un juego increíble, asombroso y poderoso. El modo de historia es nuevamente su punto fuerte, y la razón por la que deberían adquirirlo si son fanáticos de los súper héroes y de jugar en solitario. Por otro lado, los grandes añadidos que llegan de la mano del sistema de progresión, loot, el modo multiverse y los personajes jugables, complementan la experiencia para redondear uno de los mejores títulos de pelea en la actual generación de consolas. Es simplemente la demostración de que NetherRealm Studios y los dioses siguen entre nosotros.

Leave a reply