La gama de entrada cada día queda más relegada, ante un segmento tecnológico que no para evolucionar y entregarnos mejores equipos día con día. Para fortuna de los usuarios, las compañías se han terminado de poner las pilas y hoy les traemos el análisis de uno de los mejores terminales que podrás encontrar en el rango de los $3,000.00 – $3,500.00 MXN.

El LG K40 es un teléfono que en México llegó con 3GB de RAM, potenciados por el Helio P22 de Mediatek, 32GB de ROM, y una GPU GE-8320. Todo esto en sus entrañas aderezado por Android 8.0 que lamentablemente también está dotado de una capa de personalización del operador Telcel, restándole unos cuántos puntos que sin embargo no terminan por afectar en términos generales el gran terminal que hemos podido probar por un buen rato.

Su pantalla de 5.7″ con resolución HD+ y tecnologia IPS LCD tiene una densidad de pixeles de 282 por pulgada y ofrece más o menos 16 millones de colores, que por cierto lucen bastante bien. Lo único que le puedo echar en cara es que en entornos más iluminados es un tanto difícil apreciar textos o imágenes, ya que el nivel de brillo no es tan alto como hubiera deseado. Eso sí, los ángulos de visión son efectivos y su gran tamaño te permite disfrutar de contenido multimedia como YouTube y Netflix de manera cómoda.

Pese a lo que pude pensar de inicio, el LG K40 fue conquistando mi corazón poco a poco, ya que inclusive lo adopté de manera personal como mi equipo principal para así darles un mejor acercamiento al mismo, y dadas las pesadas labores que diariamente realizo debido a trabajo, puedo decir que ya cumplido. La multitarea, a diferencia de su competencia, es una de las mejores en este rango de precios, y más allá de cerrar procesos para ahorrar batería y optimizar el funcionamiento, este LG K40 hace buen uso de la inteligencia artificial para mantener aplicaciones que estás usando abiertas y dejando en “standby” las demás; intercambiar entre WordPress, el blog de notas y Google Chrome fue efectivo siempre, y aunque en ocasiones sí sentía leves calentamiento por forzar sus capacidades, debo decir que nunca me dejó “colgado”.

En cuestión de edición de video y fotografía, el LG K40 se lleva bastante bien con aplicaciones populares como Photoshop, Snapseed, Cyberlink Powerdirector, y KineMaster Pro. Todos ellos gozando de una agilidad sorprendente y resultados logrados en cuestión de minutos, inclusive en alguna que otra cobertura de eventos, fui capaz de subir videos en directo, editados y ajustados desde el terminal que les menciono. Las redes sociales fundamentales suele trabajar de buena manera, a excepción del administrador de páginas de Facebook al que al parecer hasta un teléfono con potencia de la NASA le queda corto, por lo que no podría reprocharle a los coreanos estas fallas.

Uno de los aspectos que más me dejaron satisfecho del LG K40 es su diseño, sencillo pero elegante y con tu tamaño / proporciones bastante controlados y cómodos de usar. Estando en un concierto, por ejemplo, el teléfono ayuda bastante al tener que sostenerlo con una sola mano, lo que lo convierte en una opción increíble y durable ante caídas.

Por otro lado, su altavoz tiene una calidad muy buena que suele captar ondas sonoras de manera regular, dejando de lado un poco la odiosa saturación con la que cuentan sus rivales – coff, coff Redmi Note 7- y es que no me dejarán mentir, es terrible ver a tu banda favorita y pensar que estás grabando tu canción que te hace recordar a tu ex, para que al ver el video te des cuenta de que solamente captaste estruendos inentendibles. Pues déjame decirte que con este teléfono, afortunadamente no será así.

Su batería de 3,000 MAh, a pesar de quedarse un poco corta en el papel, ya al usarlo es trasladada en unas 12 horas de funcionamiento y 6 horas de pantalla, lo cual se traduce en una cantidad sumamente buena y bastante a la par de los mejores teléfonos. La autonomía que consigue nuevamente se logran con la combinación del Helio P22, una resolución de pantalla que sin más busca ofrecerte imagen buena sin pretenciones y un manejo de tareas que me dejó feliz.

Del lado de la cámara, su sensor principal trasero cuenta con 16 MPX y la capacidad de grabar a resolución 1080P / 30 FPS, que si bien no es su fuerte, sí que logra sacarte de varios apuros. Las fotografias también son muy buenas, sobre todo en ambientes con luz alta, y de noche suele flaquear un poco, pero para nada es algo grave. Les dejo unos ejemplos debajo.

En conclusión, el LG K40 es la mejor muestra de que la gama de entrada ya no es más que parte del pasado. Su apartado técnico en combinación con el logrado funcionamiento de multimedia, convierten al terminal de los coreanos en una de las opciones más atractivas si tu presupuesto es ajustado, y sin duda alguna podrás comprobar que valdrá cada peso invertido en él.

8.5