Casi todas las apps de música te cobran una cuota para poder usarlas, pero esto se quedaría atrás, ya que Amazon y Google cambiarían eso.

Muchos dicen que Spotify es el Netflix de la música, esta app llegó a cambiar la forma en la que escuchamos a nuestros artistas, la forma en la que compramos las canciones y en la forma de reproducirlas. Spotify fue y es una plataforma que deja a los usuarios escuchar lo que quieras y armar tus playlist personalizadas para cada momento especial, y lo que más llamo la atención (en ese entonces) fue que era gratuita.

Spotify sigue siendo una de las plataformas de streaming más poderosas del mercado, ni la aclamada Apple Music ni Tidal han logrado quitarle el puesto de rey, pero como todo, siempre hay alguien que quiere derrotar al rey, en este ámbito estamos hablando de Amazon y Google (que por cierto ya hicieron la paces y son amigochos de nuevo) quieren darle algo de competencia.

Una de las ventajas competitivas de Spotify es que aún sigue permaneciendo la versión gratuita, sus servicios Premium lo que hace es que te permite escuchar tus canciones favoritas sin ningún comercial (ah lo que pasa con la gratuita, que cada dos canciones hay un comercial) y sin internet, esto es lo que hace que Spotify tenga una ventaja a apps como Youtube (y otros sitios ilegales) que te dejan escuchar solo con conexión a una red de internet, Spotify se las ha arreglado para convencer a las disqueras de publicar su música en la plataforma, y a convencer a sus usuarios de hacer el cambio de su cuenta gratuita a la Premium.

TE PUEDE INTERESAR:  Avicii: True Stories, una vida llena de música

¿El reinado de Spotify durará para siempre?

Su servicio gratuito es lo que jala a millones de usuarios a la plataforma, pero una encuesta revelo que el 60% de los usuarios tienen una cuenta Premium.
Amazon acaba de lanzar su propia app de música gratuita que, además viene “linkeada” a gadgets para sacarle provecho a “Alexa” como su dispositivo inteligente “Echo”, y Google acaba de hacer lo mismo, ellos lanzaron un servicio de streaming musical, libre de pagos por escuchar, que funciona a través de sus gadgets inteligentes.

Por el momento, Spotify lo salva su catálogo mucho más completo y súper variado, pero si Google y Amazon hacen llegar su oferta a muchísimas más personas, la plataforma y el resto de la competencia va sufrir varios problemillas, Spotify sigue siendo “la vieja confiable” de muchos, pero el streaming en televisión nos ha enseñado a que nada dura para siempre, y que, si no tienes cuidado, alguien podría comerte el changarro y sacarte del juego.