Pareciera que los asaltos y robos en eventos son cada vez más comunes, y el reciente partido de la NFL disputado en el Estadio Azteca tampoco fue la excepción.

De acuerdo a la información que proporciona Milenio, el día de ayer, tras concluir las actividades del juego entre Los Jefes de Kansas y los Cargadores de Los Angeles, más de medio centenar de personas sufrió de un asalto masivo en el puente que va del estadio al paradero de Avenida Tlalpan.

Según testimonios de los afectados, los objetos solicitados durante el asalto fueron celulares y carteras, que muy a pesar del operativo con más de 3,000 policías no pudo evitarse.

Adrián Valdez viajó desde Tijuana, Baja California, y fue una de la víctimas de robo de su teléfono celular, y a pesar de que identificó al responsable y lo denunció ante varios policías, los oficiales aludieron que era muy difícil detener al ladrón y lo dejaron escapar. También John Smith, proveniente de Kansas City, Estados Unidos, fue despojado de su cartera y su celular en el mismo sitio. Los reclamos a policías se intensificaron cuando concluyó el partido, sin que existiera ningún operativo para arrestar a los responsables.

Qué lamentable situación.