Adaptar clásicos a las nuevas generaciones se ha convertido en una práctica cada vez más recurrente en la industria del entretenimiento, incluyendo el cine, videojuegos y otro tipo de placeres lúdicos en forma de figuras u objetos coleccionables. La necesidad de cada marca o productora de acercarse a públicos mayores con la finalidad de mantener vivo el deseo consumista hacia sus franquicias y personajes nos da como resultado películas como ‘Scooby!’, un largometraje animado que trae de vuelta al perro más querido y famoso de todos los tiempos. ¿Qué nos pareció?

‘Scoob!’, como ha sido nombrada originalmente, busca narrarnos la historia de Scooby-Doo y su pandilla de amigos humanos: Dafne, Velma, Fred y Shaggy, todos ellos con el propio peso que la historia les ha dotado en cada aparición lograda, ya sea por la clásica caricatura, sus versiones más recientes o inclusive las dos cintas live action que a últimas fechas se han convertido en clásicos recordados, más allá de que en su tiempo no fueran tan populares en taquilla ni con la crítica especializada.

A pesar de que aún me queda poco clara la intención de Warner Bros. Animation Studios al darnos un breve vistazo al pasado, para conocer los orígenes de la amistad entre Shaggy y Scooby, los pequeños detalles que vemos en esos minutos ayudan a quienes los conocemos desde hace muchos años, sin embargo considero que es poco efectiva ante los nuevos públicos que se acercan por primera vez a las ahora “modernizadas” aventuras de la Máquina del Misterio.

 

La trama de ‘Scooby!’ es bastante sencilla: el equipo más popular de la vida paranormal y la resolución de misterios necesita nuevos retos que lleven sus capacidades más allá de lo que todos conocemos. Sus 5 integrantes, aparentemente indispensables, a su vez intentan encontrar cuál es el lugar que ocupan dentro de la agencia y con dos eslabones aparentemente de sobra, un archi-villano que seguramente reconocerán sus papás y un ejército de robots con apariencia siniestra, debemos embarcarnos en una historia llena de aprendizaje, nostalgia, viejos conocidos y una amistad que nada puede separar… ¿O sí?

En la teoría, esta parece una película más de Scooby-Doo, que a pesar de que retoma elementos clásicos como las ya acostumbradas conjeturas de acciones que parecen no tener razón, también añade referencias para los más jóvenes, como redes sociales, términos populares, selfies y hasta súper héroes. Warner Bros. Animation Studios también toma prestados a distintos personajes, locaciones y nombres de caricaturas creadas por Hanna Barbera así que te recomendamos estar atento para captarlas todas, inclusive estando en los créditos, ya que podrían haber pistas de una tentativa secuela.

Es en este punto en el que ‘Scooby!’ me parece más agridulce, sobre todo tomando en cuenta que la nostalgia clásica y las referencias modernas no terminan de cuajar. Si bien no es algo que afecte a su historia o continuidad, hubiera deseado que se trabajara más en este par de apartados, ya que en ocasiones las cosas fluyen como la seda, pareciendo insuficientes y en otras las escenas se quedan tan estancadas que se se sienten sosas. Claro está que sus productores buscan recrear la saga con base en nuevos estatutos sin descuidar a su base de fanáticos pasados, pero esto podría no terminar de ser del agrado de un sector específico; razón suficiente por la que en estos momentos la crítica se ha dividido entre los que la aman y quienes la odian.

La construcción de personajes es, posiblemente, el elemento más flojo de la película, que a pesar de no añadir tantos, tampoco se centra en desarrollar sus personalidades y en momentos cumbre de la historia esto afecta visiblemente al no tener esa conexión que te haga preocuparte por su paradero o alegrarte al conocer qué fue de su destino. A pesar de re-adaptar a Scooby-Doo y sus amigos, es un tanto ilógico que asuman que sabemos todo de ellos o que la breve escena inicial conseguirá atarnos a sus lazos así porque sí.

El doblaje latino también me dejó un poco decepcionado ya que se siente apurado, sobre todo en el caso de los dos protagonistas principales. He visto dos veces este largometraje, ambos en español y sigo pensando que quizá en inglés hubiera mejorado un poco la experiencia. La desincronización y poca claridad en algunas expresiones a veces es confusa y en aunque entiendo la dificultad que debió representar su grabación, también me hubiera encantado que se puliera de mejor manera.

En los apartados brillantes, volver a ver a personajes que por obvias razones no voy a spoilear para que ustedes mismos se sorprendan le da un bonito plus que te provoca querer estar acompañado de tus papás y hermanas/os para revivir momentos de tu infancia, reírte a su lado y hasta teorizar pequeños momentos de misterio presentes aquí. La mezcla rara que hacen entre Mi Villano Favorito y Megamente en ocasiones se siente rara y le quita la escencia de misterio a ‘Scooby!’, sin embargo a nivel personal podría gustarte.

En último punto, la animación aunque es adecuada la mayor parte del tiempo, tampoco es de las mejores que he visto en el terreno de los modelos 3D y en personajes como Fred, queda un tanto extraña; lo hicieron más mirrey de lo que de por sí ya era. No obstante los distintos escenarios que recorren durante el desarrollo de la trama le da puntos adicionales al apartado técnico, que se adereza con pinceladas bellas que lucen muy bien en pantalla, aunque lamentamos que su lanzamiento no se haya podido llevar a cabo como todos deseábamos.

En conclusión, Scooby! es una película bastante agradable y satisfactoria, apta para toda la familia y que personalmente recomiendo encarecidamente disfrutar acompañado, desde la comodidad de tu casa por supuesto. El trabajo realizado por Warner Bros. Animation Studios al rehacer un clásico que guste a las viejas y nuevas generaciones en ocasiones se queda un tanto corto y es inevitable percibirlo de manera agridulce, sin embargo estoy seguro que con un poco más de trabajo se pueden lograr resultados aún mejores.

Calificación: