The Last of Us llegó para conquistar nuestros corazones hace ya 7 años; la obra creada por Neil Druckman y Naughty Dog alcanzó estándares tan altos que aún después de tanto tiempo, sigue siendo considerado como uno de los mejores videojuegos de la década (para algunos el mejor) y también de la historia de la industria. La aventura conmovedoramente aterradora de Joel y Ellie, rompió todo tipo de expectativa al ofrecernos una narrativa que, en armonía con su gameplay y ritmo, lograban un producto audiovisual prácticamente perfecto. ¿Podrá su secuela acercarse a tal proeza? Averígualo en nuestra review sin spoilers.

El contraste entre edificios y naturalezas vistos en el primer juego siguen presentes.

La historia de The Last of Us Parte II, se enfoca en esta ocasión en Ellie, quien es el foco principal de la acción, pasados ya algunos años desde los hechos que seguramente recuerdas. El mundo ha cambiado, han surgido nuevas amenazas y nuestra crecida protagonista deberá embarcarse en un viaje en busca de redención, ¿o venganza?

Sin ahondar más en detalles para no arruinar la experiencia, la trama del título está contada en 11 distintos capítulos no conectados entre sí, que te tomarán más o menos 22 horas en ser finalizados. Casi el doble de duración que el primer The Last of Us y con un montón de retos por superar, que seguramente te harán sudar la gota gorda.

Ellie tendrá distintos acompañantes en el desarrollo de toda la historia. Además la IA está muy bien trabajada.

De manera bastante similar a lo que la ahora franquicia ofrece, The Last of Us Parte II combina de manera perfecta los momentos de acción, sigilo, exploración, balaceras y tensión, con cinemáticas espléndidas y sorprendentes que cuentan con un desarrollo hilado casi a manera artesanal, y que mantienen un ritmo impecable con un mundo gigantesco por descubrir.

Si bien, The Last of Us Parte II no es un juego de mundo abierto, sí que contiene secciones mucho más grandes que su antecesor, con terrenos elevados y rincones a los que podremos acceder gracias al añadido de mecánicas nuevas, como el salto y la cuerda. Sí, esa que se ve en los tráilers, dota la aventura de retos llenos de adrenalina en ocasiones y también te ayudará a superar puzzles durante todo el trayecto.

Las espectaculares vistas que acompañan al juego te dejarán contemplando el paisaje por un buen rato.

La acción también ha sido refinada y mejorada, con un esquema de control que ahora cuenta con la posibilidad de “esquivar” y que convierte en una posibilidad totalmente real el replicar la escena de la demo que vimos durante E3 2018 y por la que algunos “desarrolladores” se pronunciaron en contra, inclusive mencionando que lo visto en ella era falso y que con la limitante de las consolas actuales no se podía realizar.

Si bien, hace un tiempo se había rumorado que para esta entrega The Last of Us Parte II dejaría un tanto de lado a los infectados, nada tiene que ver con el juego final. Este mundo está lleno de enemigos, muertos y no muertos, con presencia de evoluciones creadas por el hongo del cordyceps que tampoco queremos arruinar para que ustedes mismos vivan en carne propia la tensión y terror de tener que enfrentarlos en cuartos y callejones lúgubres, que sin duda te harán sudar.

Los clickers / chasqueadores han vuelto para provocarte pesadillas.

Naughty Dog eleva nuevamente el estandarte técnico de las consolas de sobremesa actuales al traernos al PS4 uno de los juegos más espectaculares visualmente, con un rendimiento casi perfecto el 95% del tiempo y a excepción de una parte concreta ubicada en un acuario y un par de texturas que no cargaron tan rápido, puedo decir que estamos ante una verdadera proeza audiovisual que te sorprenderá en cada momento. Aunque también tuve el infortunio de caer en un bug un tanto incómodo que se puede ver debajo, pero espero que el parche programado para el día uno del lanzamiento lo corrija; nada grave, eso sí.

El curioso bug que sufrí luego de una zona en la que debes nadar.

Los escenarios, que como antes mencionamos, son mucho más grandes que en la primera parte, están llenos de detalles por doquier e inclusive las zonas por las que no es posible acceder están tan tremendamente cuidadas que seguro comprenderás los distintos retrasos que tuvo The Last of Us Parte II hasta entregarnos ese vivido y a la vez deprimente universo salido de la mente del maestro Neil Druckman. Texturas, efectos de particulas, diseños, charcos, reflejos y hasta los NPC están exquisitamente diseñados.

Es sorprendente la atención al detalle que puso Naughty Dog en todos y cada uno de los escenarios que visitamos.

El apartado sonoro es simplemente impresionante, sobre todo si cuentas con un sistema de audio a 5.1 canales o unos buenos audífonos. The Last of Us Parte II a veces es tan abrumador que no sabrás si ponerle atención a los diálogos, la respiración nerviosa de nuestras protagonistas o la de los mismos enemigos al buscarnos, los malditos clickers que han vuelto para hacernos la vida de cuadritos y hasta esa hoja que pisaste en el camino. Todo está ahí, tan preciso como solo Naughty Dog sabe hacerlo. Puntos extra por la increíble banda sonora cortesía de Gustavo Santaolalla que nuevamente nos acompaña con acordes melancólicos y melodías muy ad-hoc al universo de la saga.

¿Y qué hay de los spoilers que se filtraron? Honestamente no lo sé, ya que no los vi, pero puedo asegurarte que este juego tiene una historia tan pero tan bien construida, con giros a la trama que nunca esperas, personajes entrañables y una reflexión sobre la dualidad del bien y el mal tan marcada que yo no podría dejar de recomendar. La expansión al universo iniciado por Joel y Ellie se abre hacia un horizonte que, a pesar de ser tan inmenso, enfatiza que cada acto tiene consecuencias y por mucho que intentes huir y ocultarlo, estas te persiguen y al final te alcanzan.

La pantalla principal nos dice más de lo que piensan.

The Last of Us Parte II es una secuela brillante y gigantesca que magnifica todo lo bueno de su primera parte, corrige errores y añade nuevos elementos para hacerlo todavía más redondo. Una aventura como pocas que quedará marcada en la historia de los videojuegos y que cierra con broche de oro la actual generación de consolas. Una emocional obra maestra que debes jugar, sí o sí.

Calificación