Ante la continuidad de sus programas televisados los lunes y viernes a pesar de la pandemia por coronavirus, la empresa estadounidense World Wrestling Federation (WWE) finalmente ha sucumbido ante la enfermedad y ahora enfrenta a varios empleados infectados, incluyendo talento del ring.

De acuerdo a Pro Wrestling Sheet, las pruebas de COVID-19 realizadas a los trabajadores de la empresa arrojaron algunos casos positivos durante esta semana, si bien no se conoce aún el número de personas contagiadas, se cree que son al menos tres, las cuales se encontraban en el WWE Performance Center en Orlando.

Ante esto, sabiendo que los eventos televisados son grabaciones de una semana atrás, la empresa se encuentra considerando cancelar la programación de la misma, adicionando algunas otras para eventos posteriores con talento que este libre de contagio.

En declaraciones obtenidaas por PW Insider, se comenta que en cada una de las grabaciones se harán pruebas de COVID-19 a todos y cada uno de los presentes para asegurar la salud de los mismos, entre los que pueden encontrarse familiares y amigos de las superestrellas.

Tanto WWE como la empresa de Cody Rhodes, AEW, han realizado grabaciones en Florida esta semana, ciudad donde el día de hoy se presentaron 5,500 nuevos casos de personas contagiadas de coronavirus. En la segunda empresa mencionada, talento como Jon Moxley y QT Marshall fueron retirados de las grabaciones por presentar síntomas de la enfermedad. Ellos se unen a una lista de luchadores contagiados encabezada por Kevin Owens , Sami Zayn y Roman Reigns según comenta Forbes.

A momentos de que esta nota es publicada, WWE no ha confirmado ni negado lo que se dijo anteriormente, argumentando solamente que “WWE continuará las pruebas COVID-19 de su talento, equipo de producción y empleados antes de las producciones de televisión en el futuro previsible”, lo cual podría dar a entender que la programación de sus eventos continuará aún si existen casos positivos en la empresa.

Antes de la semana pasada, la compañía había estado haciendo controles de temperatura y otras medidas para asegurarse de que las personas que ingresaban al Performance Center gozaran de buena salud.