Ante la actual situación sanitaria que viven aún varios países y las repercusiones que ha tenido el sector económico y empresarial, algunos de los últimos han tenido que tomar medidas drásticas para sobrellevar el problema.

Tal es el caso de las empresas mexicanas Cinépolis y Cinemex, dedicadas a la difusión de material cinematográfico, mismas que han sufrido pérdidas considerables ante la forzosa necesidad de cerrar sus complejos desde hace ya cuatro meses por la pandemia de coronavirus.

De acuerdo a la notificación dada al medio Saltillense “El sol de la laguna“, la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) ha confirmado el cierre de 9 establecimientos de Cinepolis y 6 de Cinemex en diferentes ciudades del país, entre las que se encuentran Saltillo, Durango, Nuevo León, Estado de México, Jalisco, Ciudad de México, Tamaulipas y Guanajuato.

El impacto de esto llegaría también a los cerca de 80 empleados por complejo que serían despedidos, dejando un total de 1120 empleos perdidos.

Por mencionar un ejemplo, en el mes de junio, El Universal, publicó una entrevista al Director de Programación y Comercial de Cinemex, Francisco Eguren donde declara que en el tiempo que los establecimientos han estado cerrados, la empresa ha perdido alrededor de mil 750 millones de pesos. Además, de declarar que “de llegar a agosto o septiembre” se tendría que recurrir al recorte o cierre de establecimientos” suceso que ha ocurrido ahora.

Cinemex dejó de percibir un total aproximado de 35 millones de entradas, traducido en mil 750 millones de pesos. Por su parte, Cinépolis perdió la cantidad de 83.5 millones de boletos, lo que son cuatro mil 175 millones de pesos.

De continuar así, la pérdida de empleos, cierre de más instalaciones y consecuentes pérdidas económicas mayores serían inminentes, por lo que la creación de estrategias y otros protocolos para contrarrestar estos sucesos debe ser contemplado a corto plazo.