Luego de que la tarde del jueves el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que su asesora Hope Hicks diera positivo a COVID-19, el mandatario y su esposa se realizaron la prueba correspondiente, misma que a estas horas ha resultado positiva.

Bien se conoce que Hicks es muy cercana a los Trump, pues viaja con ellos en el Air Force One, por ende, la decisión de realizarse la prueba fue de manera inmediata, al igual que el conocimiento de los resultados. Antes de las 22:00 hrs, Donald Trump publicó en su cuenta de Twitter que esperaban el parte médico.

Hope Hicks, que ha estado trabajando tan duro sin siquiera tomarse un pequeño descanso, acaba de dar positivo en COVID-19. ¡Terrible! La Primera Dama y yo estamos esperando los resultados de nuestras pruebas. Mientras tanto, ¡comenzaremos nuestro proceso de cuarentena!

Horas después se conocería que ambos son positivos a Coronavirus…


Esta noche, @FLOTUS y yo dimos positivo por COVID-19. Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos JUNTOS!

En ámbitos políticos, su contrincante por la presidencia, Joe Biden, ha atacado constantemente a Trump por no usar las medidas de seguridad sanitarias correspondientes, usándolo como mal ejemplo para la población norteamericana. Mismas afirmaciones que han sido ganadas a pulso cuando el actual presidente ha hecho mofa de quienes las utilizan.

Por otra parte, Judd Deere, asesor de Trump, informó que el equipo médico de la Casa Blanca ya está atendiendo al presidente y a la primera dama, para lograr su pronta recuperación. En un comunicado, el médico de la Casa Blanca detalló que el mandatario seguirá desempeñando sus funciones desde el aislamiento y agregó que en este momento, tanto el mandatario como Melania se encuentran estables. 

Cabe destacar que el 29 de septiembre se dio el primer debate entre los candidatos Joe Biden y Donald Trump, mismo que continuará el 15 y 22 de octubre, en cuanto al conocimiento de esta noticia aún se desconoce si las fechas continuarán intactas o el evento será pospuesto. Esto evidentemente, puede tomarse como una teoría conspiranóica y política de que el actual Presidente no quiera enfrentarse a Biden, es cuestión de tiempo para observarlo en redes sociales.